Blázquez desea que la Navidad haga crecer en sus feligreses los sentimientos de amor, esperanza, gozo y solidaridad

El arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, en su mensaje de Navidad, ha expresado su deseo de que estas fiestas contribuyan a incrementar entre los feligreses los sentimientos de amor, esperanza, gozo y solidaridad.

En especial, el prelado abulense se ha dirigido a los enfermos, ancianos y a los que estén en situación de desamparo y soledad, así como a los niños y a todas las familias en general, sin olvidarse de los misioneros y misioneras de la diócesis en todos los rincones del mundo, a los que ha agradecido "su generosidad para salir desde nuestras latitudes y llevar el Evangelio del Señor a todos".

  

En su mensaje navideño, Blázquez, a través de un comunicado recuerda que "es importante que estas manifestaciones tan abundantes (felicitaciones, luces, cordialidad, regalos...) no pierdan nunca conciencia de donde proceden: "Son como irradiación de un foco luminoso que es justamente el Portal de Belén, donde el niño es el Hijo de Dios encarnado, que está recostado en un pesebre y junto a Él, María, su madre, y José".

  

Por ello, ha mostrado su esperanza de que en esta fiesta de Navidad comprendamos que es Dios mismo quien viene a nuestro encuentro, al tiempo que confía en que crezcan en nosotros los sentimientos de amor, de esperanza, de gozo y de solidaridad.

  

"También en medio de nuestra sociedad. Aunque hay tantas dificultades e incertidumbres, es posible la paz y el gozo en el Señor", concluye.