Beteta asegura que habrá reuniones bilaterales con las 17 CCAA para abordar el sistema de financiación vigente

El secretario de Estado de Administraciones Públicas en rueda de prensa en Jerez
El secretario de Estado de Administraciones Públicas del Ministerio de Hacienda, Antonio Beteta, ha recordado que hay un compromiso de la Conferencia de Presidentes para analizar la situación del sistema de financiación vigente de las Comunidades Autónomas, para lo que "tiene que haber, siempre, diálogo bilateral y negociación multilateral".


JEREZ DE LA FRONTERA (CÁDIZ), 6 (EUROPA PRESS)



En este sentido, ha garantizado que habrá por parte del Ministerio "reuniones bilaterales con las 17 y una aprobación multilateral con conocimiento absoluto de todas".

Así se ha expresado Beteta tras las recientes declaraciones del presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, expresando su rechazo a cualquier negociación bilateral entre el Estado y Cataluña en materia de financiación o déficit.

En rueda de prensa en Jerez de la Frontera (Cádiz), el secretario de Estado argumenta que, en atención al compromiso de la Conferencia de Presidentes, se va a convocar "en muy breve plazo" un grupo de trabajo en el que las comunidades autónomas van a exponer "cuáles son los fallos que ven en el actual sistema de financiación y cómo debería enfocarse el nuevo".

Dice Beteta que ya ha recibido en su despacho a distintos consejeros de comunidades autónomas, entre otras la andaluza. Por ello, plantea que quizás las declaraciones de Griñán se deban a que "no sabía" que su consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, "venía a hablar del sistema de financiación andaluz".

"El acuerdo es todos con todos a la vez, pero que antes cuenten uno a uno sus problemas y las soluciones que crea que son convenientes", sentencia Beteta, quien recuerda que en la anterior etapa, también bajo las órdenes del ministro Cristóbal Montoro, se consiguió aprobar un sistema de financiación autonómica "por unanimidad", que es justo lo que vuelve a pretenderse ahora y que requiere, según insiste, de conversaciones con cada comunidad y estudiar los documentos que pongan sobre la mesa.