Bertín Osborne y su nuevo bar ya forman parte de Valladolid

'El Rincón de Bertín' abrió sus puertas este viernes a mediodía. JORGE IGLESIAS
Ver album

‘El Rincón de Bertín’ abrió sus puertas este viernes a mediodía con gran expectación de por medio y decenas de fans del cantante esperando a la apertura de puertas.

Calle Paraíso, Valladolid. Una hora cercana a las dos y media de este viernes. Las puertas se abren y una marabunta de fans entran a un local de la concurrida vía. No, no es que la ciudad se haya vuelto loca –o quizá sí-, porque todo tiene un motivo. ‘El Rincón de Bertín’ abría sus puertas con el mismísimo Bertín Osborne dentro, y el último en entrar a lo mejor se lo perdía.

 

La expectación era máxima a las puerta del local, que lleva avisando su llegada desde hace unas semanas. Decenas de personas se congregaron desde una hora antes, con la esperanza de ver, y con suerte hablar, a su ídolo. Nadie quería perdérselo. La cuestión es que con la apertura de puertas se abrió un mundo nuevo para Valladolid, nada más y nada menos que el primer bar del que se espera que sean muchos a lo largo y ancho de España.

 

La decoración, por fin terminada, dejaba ver un local acondicionado con un corte clásico, con decoración con motivos blancos y negros y, por supuesto, el logotipo tan afamado de Bertín, aquel en que se ve un majestuoso caballo color noche. ¿Pero y el protagonista, dónde está? Pues ahí, en todo el centro del lugar.

 

Alto como un tallo, con camisa blanca de rayas rojas y azules y americana por encima, atendió con esa sonrisa que suele llevar de serie a todos los fans enfervorecidos que se le echaron encima. Por fortuna para su salud, la cosa no pasó a mayores, aunque bien tuvo que lidiar con alguna que otra mujer de avanzada edad que no podía irse a casa sin su foto de recuerdo.

 

El menú, lo anunciado y previsible para un hombre clásico como es Bertín Osborne, aunque con más de un toque moderno de esos que sorprenden. Tosta de sardina ahumada con naranja, fajita de pollo escabechado con aguacate, carpacio de gamba con pistachos, bacalao en tempura negra... Suficiente como para dejar claro que no solo de canciones sabe Bertín, y bien lo va a comprobar los vallisoletanos