Benavente aspira a la presidencia de la FEB

Miguel Ángel Benavente, presidente de CB Tizona

Miguel Ángel Benavente ha reconocido su intención de optar a la presidencia de la Federación Española de Baloncesto (FEB).

Miguel Ángel Benavente aprovechó la celebración de la rueda de prensa para reconocer su intención de optar a la presidencia de la Federación Española de Baloncesto (FEB). Benavente ha tomado esta decisión valiente, empujado por la necesidad de cambios que requiere la estructura del baloncesto nacional.

 

El candidato burgalés aseguró no estar contaminado por nada, gracias a que es el único de los seis precandidatos que viene de fuera de la estructura federativa. No por eso denosta el trabajo realizado por el actual presidente, José Luis Sáez, durante sus doce años al frente del organismo.

 

Benavente tiene la intención de aplicar cambios, manteniendo las cosas buenas realizadas por el presidente saliente. Por eso, el dirigente del CB Tizona no se califica ni de continuista ni de rupturista. El mayor cambio a aplicar es la necesidad que tiene la FEB de mirar hacia los clubes, a los que ha dejado en un segundo plano en favor de las selecciones.

 

Además, Benavente pidió a Sáez que, antes de dejar definitivamente el cargo, denuncie el convenio FEB-ACB que regula los ascensos y descensos de los clubes y que lleva prorrogado desde 2012, manteniendo un modelo anacrónico. De lo contrario, el nuevo presidente que asuma la dirección federativa no tendrá opción, por mucho que quiera, de llegar a tiempo para resolver esta situación en la presente temporada.

 

Por último, el precandidato del cambio desarrollaría su actividad de manera altruista, renunciando a los cerca de 200.000 euros de salario anual que percibe el máximo mandatario de la FEB.

 

En los próximas jornadas, Benavente deberá recabar los avales necesarios para ser candidato oficial a la presidencia. Para ello, deberá alcanzar el 10 por ciento de los apoyos de la Junta Electoral formada por 120 miembros.

 

En cuanto a la situación de CB Tizona, Miguel Ángel Benavente advierte que “nada está definitivamente resuelto”. Actualmente, hay abierto un periodo de alegaciones de quince días en el que tanto ACB como el club podrán incorporar documentación a un expediente que cuenta con cerca de 4.000 folios y que inició desde el convencimiento y en soledad el club burgalés.

 

Aunque el resultado podría ser favorable para el CB Tizona, aún habrá que esperar al fallo de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) para conocer el alcance real de la decisión del organismo.

 

A este respecto, el vicepresidente del club, Fernando Andrés, siente que aún la afición burgalesa tiene ganas de disfrutar de la ACB en Burgos y se podrá llegar a disfrutar en no demasiado tiempo. “Creo que conoceremos pronto otra ACB diferente”, aseguró Andrés.