Bélgica, unos geniales y crecidos diablos rojos que anhelan el triunfo

La selección belga, con talento suficiente para dar guerra

La selección de Bélgica anhela en su quinta participación en una fase final de la Eurocopa dar un paso al frente y volver a meterse entre la élite del fútbol continental.

 

FICHA TÉCNICA

-Participaciones en Eurocopas: Cinco (1972, 1980, 1984, 2000 y 2016).

-Títulos: Ninguno.

-Mejor resultado: Subcampeón (1980).

-Palmarés: --.

-Cómo se clasificó: Primera del Grupo B.
 

Bélgica, encuadrada en un competitivo Grupo E junto a Italia, Suecia y la República de Irlanda, tiene ante sí la gran oportunidad de demostrar que aquellos jóvenes que aprendieron en la cita mundialista de Brasil, alcanzando los cuartos de final y perdiendo por la mínima ante Argentina (1-0), han dado un salto hacia adelante, refrendado por ser la actual número dos de un ranking FIFA que ha llegado a liderar.

Ya demostraron su potencial en la fase de clasificación, liderando el Grupo B con siete victorias, dos empates y una única derrota a domicilio ante Gales (1-0). Con 23 puntos superaron a la mejorada versión de la selección de Gareth Bale y también a Bosnia y Herzegovina, Israel y a las 'cenicientas' Chipre y Andorra, consiguiendo clasificarse a través de los resultados 32 años después, ya que en la de 2000 lo hicieron como coanfitriones con Holanda.

Con el liderazgo de Marc Wilmots en el banquillo y de sus jóvenes 'diablos rojos' en el césped, con Eden Hazard, Kevin De Bruyne, Romelu Lukaku, Radja Nainggolan y Marouane Fellaini, Bélgica avanzó con solvencia y ahora quiere codearse con la grandes del Viejo Continente, aspirando a todo.

Bélgica ya es más madura respecto a hace dos años, pero tendrá que lidiar con bajas de importancia como la de su capitán y referente en defensa Vincent Kompany, lesionado, y la de sus compañeros de zaga Nicolas Lombaerts y Dedrick Boyata, que merman la defensa donde aún le quedan argumentos (Vertonghen, Alderweireld o Vermaelen) para resguardar al sólido Thibaut Courtois, que sigue siendo uno de los pilares de los 'diablos rojos'.

En el centro del campo, fuerza con Radja Nainggolan (Roma) o Marouane Fellaini (Manchester United), más la calidad que aporta Axel Witsel, antes de entrar en la peligrosa línea de tres mediapuntas donde los belgas basan sus aspiraciones al triunfo cn Kevin De Bruyne (Manchester City), Eden Hazard (Chelsea) y un Yannick Carrasco (Atlético), que ha crecido como rojiblanco.

Arriba, mucho poderío con Romelu Lukaku (Everton) y los 'reds' Christian Benteke y Divock Origi, o Dries Mertens (Nápoles) para un equipo cuyo camino seguramente quedará marcado por el debut ante una 'grande' como Italia.

DE BRUYNE Y HAZARD, DESTELLOS LETALES

La selección de Bélgica, claramente ofensiva, tendrá dos faros para guiar al equipo al éxito en Francia. Dos estrellas que quizá sobresalgan sobre el resto del equipo y que pugnan por brillar una más que la otra. Tanto Kevin De Bruyne como Eden Hazard deben canalizar el fútbol ofensivo belga, dotarlo de sentido para llegar a buen puerto y, ahí sí, quizá tenga más peso el jugador 'citizen' que podría jugar tanto en la mediapunta como pegado a una banda.

De Bruyne, en el Manchester City, que pagó por él cerca de 75 millones, y pese a las lesiones, ha acabado de confirmarse como uno de los mejores futbolistas del momento, siendo referente de un equipo que alcanzó por primera vez las semifinales de la Liga de Campeones. Rápido, habilidoso, con capacidad creativa y letal si hace falta en el área, suma 13 goles en 39 internacionalidades absolutas.

Si está inspirado, Bélgica ganará enteros en esta Eurocopa. Y, ante la llegada de Pep Guardiola al City, querrá impresionar al técnico a la par que aparecerán, de nuevo, las muchas novias que pretendan su fichaje.

Pero si el mediapunta es clave en Bélgica, también lo es Eden Hazard. El jugador del Chelsea atesora una magia que pocos poseen y puede coger la batuta en el centro del campo y ser el primer organizador del ataque.

El '10' belga es el senescal del equipo pese a sus 25 años y espera que al calor de su selección pueda enderezar una temporada tan discreta como la de su club, el Chelsea inglés, y una buena actuación podría también revalorizarle.

WILMOTS, A GANAR LO QUE NO PUDO COMO JUGADOR

Marc Wilmots está ante la oportunidad histórica de luchar desde el banquillo por una Eurocopa que se le escapó como jugador pese a sus 70 internacionalidades y 28 goles. Con las botas puestas, quien fuera considerado como uno de los mejores jugadores belgas de la historia no pudo pasar de la fase de grupos en la Euro 2000 y esa 'espinita' se la quiere sacar ahora como consagrado seleccionador.

El exjugador conoce perfectamente a este equipo, donde lleva desde mediados de 2012 tras ser previamente asistente de Dick Advocaat y Georges Leekens. Como seleccionador absoluto, Wilmots, que estuvo en la lista de candidatos al Balón de Oro de 2002, ha logrado dar continuidad al relevo generacional, confiar en jóvenes de calidad seguramente superior a la que él tuvo pero brindando su experiencia para, como gran hito, llegar a unos cuartos de final en el Mundial de Brasil 2014.

La cita mundialista sirvió a Wilmots para situar a Bélgica en el mapa, para confirmar que no es una selección que dependa de una estrella sino que tiene potencial a raudales y que quiere mirarse en el espejo de España.

 

Noticias relacionadas