Bautismo ‘real’ para el Captur, nuevo automóvil de Renault

El Rey, junto al presidente de Renault España, José Vicente de los Mozos

El Rey Juan Carlos I visita este martes la factoría de Renault en Valladolid para conmemorar el sesenta aniversario del Renault 4CV e inugurar la puesta en marcha de la línea de producción del nuevo proyecto automovilístico de la marca del rombo, el Renault Captur, un crossover urbano, que se presentará en marzo en el Salón Internacional de Ginebra

En el sesenta aniversario de la fabricación del Renault 4CV, la factoría vallisoletana de FASA pone en marcha la línea de producción del nuevo Captur, un crossover urbano, que tendrá un bautismo de lujo, con la visita de su majestad el Rey don Juan Carlos.

 

El Rey visitará este martes la planta de Renault en Valladolid y recorrerá las instalaciones en las que se fabrica también el Twizy, el primer coche eléctrico que se produce en España y cuya línea de montaje inauguró el Príncipe de Asturias el 17 de octubre de 2011.

 

El pasado mes de noviembre, la multinacional adjudicó a las factoría de Renault en España, ubicadas en Valladolid, Palencia y Sevilla, un plan industrial para el periodo 2014-2016 que supondrá la creación de 1.300 puestos de trabajo.

 

La visita del Rey a la fábrica de Valladolid, primera que realiza fuera de Madrid tras su última operación de cadera, a la que fue sometido el pasado mes de diciembre, se enmarca en la conmemoración del 60 aniversario de la salida de la cadena de montaje del primer 4/4, el primer utilitario que con la licencia de Renault se fabricó en España.

 

Fue un 18 de abril de 1953 cuando salió de la planta vallisoletana el primer ejemplar y es el único coche que está declarado como bien de interés cultural en España.

 

Por su parte, el Renault Captur, derivado de la plataforma del Clio, se presentará oficialmente como primicia mundial en marzo próximo, en el marco del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra.

 

El nuevo Renault Captur estará equipado con una gama de motores diésel y de gasolina que, según la firma, se caracterizarán por sus reducidos consumos, de forma que las emisiones de CO2 se limitarán a 96 gramos por kilómetro recorrido en algunas versiones.

 

Renault ofrecerá distintas opciones de personalización del Captur, como la posibilidad de elegir una pintura de dos tonos en la carrocería. La longitud del coche es de 4,12 metros y su equipamiento incluirá sistema manos libres, ayuda a la arrancada en pendiente y cámara y radar traseros, entre otros.