Baloncesto Valladolid, el equipo renovado de "casta y corazón"

Sergi Pino y Román Montáñez comparecieron este martes ante los medios después de la victoria ante el Leyma Básquet Coruña.

Tiempo de alegría y regocijo en el Baloncesto Valladolid tras la victoria del pasado sábado ante el Leyma Básquet Coruña. Sergi Pino y Román Montañez han atendido en la mañana de este martes a los medios de comunicación, donde el alero ha destacado que “hacía años que no se lo pasaba tan bien jugando”, mientras que el escolta ha asegurado que “en este equipo van todos a una”.

 

El alero catalán fue el primero en atender a los medios. Pino comentó que “han empezado muy bien y muy contentos” aunque hay que "cambiar algunas cosas en ataque y creo que jugar un poco más tranquilos, porque en los dos partidos hemos empezado un poco perdidos".

 

"Al final hemos remontado, pero tenemos que mejorar bastante”. Además se mostró muy seguro de todos sus compañeros. “Confiamos mucho en nosotros y hasta el final, hasta que no termine el partido, no nos damos por vencidos”. Asimismo, reconoció que “a la mamá se la echa de menos, está claro”, en referencia a Eduardo Hernández-Sonseca, “un jugador como él ahí dentro ayudaría un montón, pero de momento estamos luchando para seguir adelante, y a ver si fichan a alguien más, y sino pues seremos los que seamos”.

 

Preguntado por si se sentían decepcionados por la baja afluencia de público, Pino tuvo una respuesta comprensiva con la afición: “Supongo que después del año pasado, empezar ahora de nuevo… a la gente le costará, pero poco a poco irán viniendo. Para mí había bastante gente; vosotros estáis acostumbrados a que venga mucha más, pero está bien para ser el principio”.

 

En lo personal, el jugador afirmó que “hacía años que no se lo pasaba tan bien jugando" . "Aparte de buenos jugadores, son muy buenas personas y eso ayuda un montón”, aseguró sobre sus compañeros de equipo.

 

ROMÁN MONTAÑEZ

 

Por su parte, Román Montañez también aseguró que está disfrutando en la que es ya su tercera etapa en el CB Valladolid. "Estoy disfrutando porque intento pasármelo bien en pista y, por suerte, me siento jugador importante, y siempre que eso pasa es más fácil disfrutar”.

 

El escolta añadió que ayuda el hecho de que “venga de un año difícil en Fuenlabrada", donde el entrenador no contaba con él, y "llegar aquí y ser un pieza importante dentro del grupo es mucho mejor”.

 

Cuestionado por si ser uno de los veteranos del equipo le hace sentirse presionado, el catalán habló de todo lo contrario. "No tengo ningún tipo de presión. Además no tengo experiencia, o tengo poca, en Liga LEB, así que voy cogiendo un poquito de todos para intentar conocer la liga, porque no es lo mismo estar en la Liga Endesa que en la Liga LEB”. Y añadió. “Me siento bien. Todos tenemos nuestras responsabilidades, y yo tengo las mías; todos tenemos que asumirlas e intentar llevarlas a cabo”.

 

Montañez sabe de la importancia que tiene hacer un grupo unido y fuerte, por eso no dudó en asegurar que “lo bueno que tiene este equipo es que trabaja, viene aquí cada día, se pone el mono de trabajo y vamos todos a una, y es lo que necesitamos como equipo. Yo creo que la palabra equipo en este grupo de jugadores es esencial, porque los unos sin los otros no vamos a poder resolver absolutamente ningún partido, y así se está demostrando”.

 

Román puso como ejemplo el encuentro del sábado. "En la primera parte el otro día no estuvimos bien, porque aún nos faltan muchas cosas, sobre todo rigor táctico, pero este grupo tiene casta, tiene corazón, y tira para adelante y cree que puede ante cualquier situación”.

 

Respecto a esa primera mitad del partido ante el conjunto gallego indicó que “no estaban saliendo las cosas” por eso “el grupo tenía un poco de ansiedad”. Y es que, como comentó el escolta, “siempre jugar en casa y, en una cancha histórica como es Pisuerga, es un poco complicado. Es una responsabilidad porque debemos dar a nuestra afición el 100% siempre”.

 

Sobre la afición, señaló que “la gente que vino respondió bastante bien” y entendió que “la gente de Valladolid, aficionada al baloncesto, lleva unas temporadas bastante duras y hay que irles demostrando poco a poco que con este equipo se pueden identificar. Somos todos nacionales, con ganas de demostrar cosas. Yo creo que hemos formado un grupo bonito de ver, que se va a dejar los cuernos en el campo y va a intentar hacer las cosas bien. Lo que fastidia al aficionado es que haya un poco de desidia entre los jugadores y eso no va a pasar, porque Porfi no lo va a permitir".

 

En la tercera jornada de esta liga impar al CB Valladolid le toca descansar, un parón que “sobre todo le vendrá bien a Javi Bello para reventarnos esta semana a nivel físico” señaló Román, quien tiene claro que “tienen que estar mucho mejor físicamente para no tener bajones durante el partido. Haremos alguna actividad para hacer aún más grupo y la gente podrá ir a ver a su familia, y eso, mentalmente, al jugador le viene fenomenal. Después, el lunes otra vez nos pondremos el mono de trabajo y para adelante”, concluyó.

Román Montañez, jugador del Baloncesto Valladolid, en rueda de prensa. TRIBUNA