Balances divergentes de los libreros participantes en la 46 Feria del Libro de Valladolid

(Foto: Chema Díez)

Firma de ejemplares dispar, con Christian Gálvez, Pérez Gellida, Martín Verona o Lorenzo Silva como figuras más solicitadas.

Los libreros participantes en la 46 edición de la Feria del Libro de Valladolid, que concluye este domingo, han realizado balances divergentes de lo que ha sido su participación en la misma, la cual se ha desarrollado por segundo año consecutivo en el entorno de la plaza del Milenio.

 

Así, mientras algunas librerías han destacado que "ya con las ventas del primer fin de semana" quedó "amortizada" la inversión necesaria para estar presente en la Cúpula del Milenio, espacio central del conjunto en el que se ha celebrado la Feria, otras han lamentado haber "perdido dinero" y no poder "cubrir los costes" de contar con un expositor.

 

De esta opinión es el gerente de la librería Little Dream, Ciro García, quien ha subrayado que su balance "tira a malo" y ha insistido en que no ha "rentabilizado la caseta" en la Cúpula, al tiempo que ha insistido en que las cifras de venta de ejemplares han sido "peores que otros años".

 

No obstante, García ha admitido que en estos resultados influyen también "la crisis económica y el mal tiempo" presente en los primeros días de la Feria, que comenzó el pasado 26 de abril con un pregón a cargo del periodista y escritor Álex Grijelmo.

 

A pesar de todo, el responsable de Little Dream ha sentenciado que los resultados de los libreros "dependen mucho de dónde esté la Feria", la cual se ha celebrado por segunda vez consecutiva en la plaza del Milenio, a pesar de la oposición de los gremios de libreros y editores, cuyos asociados no han participado en la misma.

 

BALANCE "SÚPER BUENO"

 

Todo lo contrario ha opinado el responsable de 'GaLEEría', Kiko de la Rosa, quien ha defendido que el balance es "súper bueno" y que sus resultados han sido "bastante mejores" que los del año anterior, cuando la Feria tuvo lugar en el mismo espacio.

 

De acuerdo con los datos ofrecidos por De la Rosa, sólo las ventas del primer fin de semana sirvieron para "amortizar el coste de participar en la Feria", dos días "clave" en el devenir de la misma porque han concentrado, a su juicio, el mayor volumen de negocio de todo el evento, a pesar "del mal tiempo" que acompañó aquellos primeros días de encuentro.

 

Por ello, 'GaLEEría' defiende su intención de "repetir" en la 47 edición de la Feria del Libro de Valladolid, la cual sería su tercera participación, después de ésta de 2013 en la que ha estado junto a nombres vinculados a grandes cadenas como 'La Casa del Libro', hasta haber sumado un total de 13 librerías que se unen a los diez editores y 18 instituciones presentes en la Cúpula.

 

Son los propios libreros los que han reconocido, en función de sus registros, la suerte "dispar" de las figuras literarias que han firmado ejemplares en la Feria, dentro de la cual el televisivo Christian Gálvez, o el último Premio Planeta, Lorenzo Silva, han logrado un mayor éxito, junto con escritores locales como César Pérez Gellida, autor de 'Memento Mori', e Ignacio Martín Verona, padre de 'La Corte de los Ingenios'.

 

A ellos habría que añadir otros nombres consolidados como Ángeles Caso o Soledad Puértolas, si bien los libreros han precisado que las largas colas de lectores en espera de su dedicatoria no han repercutido en un elevado número de ventas de sus ejemplares en la Feria, pues "muchos los traían de casa".

 

En lo que sí coinciden unos y otros es en la "irregularidad" de afluencia a estas firmas, una afluencia que ha sido "muy importante" en lo que ha público de la Feria se refiere, a pesar de lo cual "hay muchos visitantes que pasean por la Cúpula pero no compran".

 

La 46 Feria del Libro de Valladolid ha contado durante diez días, entre otras actividades, con talleres de ilustración y animación a la lectura, así como con homenajes a la poetisa infantil Gloria Fuertes, en el decimoquinto aniversario de su fallecimiento, y a Miguel Delibes.

 

PRESUPUESTO

 

El presupuesto para esta edición ha sido de 192.000 euros -30.000 más que en 2012--, de los que 93.000 han sido aportados en concepto de subvención por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

 

Frente a las críticas de libreros y editores, el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, recalcó en su día que la organización en la plaza del Milenio ha permitido un ahorro de "87.000 euros" respecto a si se hubiera celebrado en el Paseo Central del Campo Grande, donde tuvo lugar hasta 2011 y donde aún hoy se mantiene la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión.

Noticias relacionadas