Aznar exige a Rajoy una "rectificación enérgica, creíble y suficiente" y atiza a PSOE, C's y Podemos

José María Aznar en un mitin en Madrid.

El presidente de honor del PP, José María Aznar, reclama al PP una "rectificación enérgica, creíble y suficiente" si quiere recuperar los dos millones y medio de votantes perdidos en elecciones autonómicas y municipales del pasado 24 de mayo.

"Hoy no se sabe si el Partido Popular defiende la vida o el aborto, la unidad de España o la presencia de Bildu en las instituciones, las clases medias o la presión fiscal", advierte el expresidente del Gobierno en una entrevista en ABC.

Según Aznar, el electorado ha dicho ya tres veces en el último año --elecciones europeas, andaluzas y municipales-- "no quiero votar a este Partido Popular" y advierte de que "no hay ninguna razón para que no lo diga por cuarta vez". No obstante, se muestra convencido de que "hay tiempo" para reaccionar de cara a las generales porque "cinco meses en política son una eternidad".

Para el presidente de honor del PP, España tiene tres problemas "esenciales" en términos políticos: el populismo, que "no representa una alternativa democrática"; el secesionismo y "desgarramiento" de la sociedad catalana, del que asegura que el PP ha actuado como "espectador"; y la crisis del sistema de partidos.

Sobre el PSOE, Aznar afirma que ha pasado de ser un partido nacional a "no se sabe qué" y critica que se entregue "a manos de los más radicales, olvidando la Historia". "Cada vez que los socialistas se han aliado con los radicales, han acabado muy mal y probablemente esta nueva experiencia termine así", asegura.

Respecto a Podemos dice que esta formación está integrada por "marxistas leninistas puros" cuyo modelo es Venezuela; y sobre Ciudadanos, Aznar señala que es un partido "gaseoso" y "difícil de identificar", fruto de los "errores del PP" en Cataluña.

Preguntado por las víctimas del terrorismo, el expresidente indica que las ve "doloridas y defraudadas", algo que le preocupa "mucho" y cree que esto se debe a que "hay personas y decisiones que se han alejado de ellas", además de la "inaceptable" consolidación de formaciones como Bildu en instituciones "sin condenar la violencia ni el terror".