Ayuntamiento de Valladolid espera que la Junta "asuma la responsabilidad" de las zonas de afluencia turística

El Consistorio dice que si permite a los centros comerciales de dimensiones desproporcionadas la liberización total de horarios de apertura, se configurará un sistema desequilibrado.

El Ayuntamiento de Valladolid ha asegurado que espera que la Junta de Castilla y León "asuma la responsabilidad" de valorar los efectos sobre el conjunto del comercio regional que pueda tener la declaración de nuevas zonas de afluencia turística, que en el caso de la capital se ha solicitado para el centro comercial Vallsur.

  

En un comunicado recogido por Europa Press, el Consistorio ha advertido de que si se permite a los "centros comerciales de dimensiones desproporcionadas" la liberalización total de horarios de apertura, se configurará un sistema "desequilibrado" que puede causar "serios perjuicios en el comercio de la ciudad de Valladolid".

  

El Ayuntamiento ha remitido a la Junta la solicitud de Vallsur para su declaración como zona de gran afluencia turística (ZGAT), para que la Consejería de Economía valore dicha petición, ya que, como ha reprochado la concejal de Cultura, Comercio y Turismo, Mercedes Cantalapiedra, la Junta ha trasladado a los ayuntamientos el "problema" de negociar con colectivos "muy dispares".

  

"Llevamos todo el verano negociando y cuando pensábamos que teníamos el apoyo del 80 por ciento para quedarnos como estábamos, sólo con el centro histórico como Zona de Gran Afluencia, aparece la problemática de Vallsur, que lo solicita porque le soplan que lo va a pedir Rio Shopping en Arroyo de la Encomienda", ha detallado la edil.

  

Por eso, ha lamentado que se deje a los ayuntamientos en "situación de indefensión" pues ha advertido de que "los malos" serán ellos, pues el pequeño comercio se opone y "no va a quedar más remedio que poner paz en una guerra que no hemos buscado".

  

El Consistorio ha recordado que desde hace algunos meses, el casco histórico de la ciudad está declarado ZGAT, lo que implica que la totalidad de establecimientos comerciales incluidos en él tienen libertad para determinar sus horarios de apertura al público.

  

El seguimiento que la Concejalía de Cultura, Comercio y Turismo ha realizado de los efectos de esta medida arroja resultados desiguales, pues mientras "una gran mayoría de propietarios de pequeños y medianos comercios y las cadenas de distribución de medianas superficies se muestran claramente en contra", existe un 70 por ciento de vecinos que, según la encuesta efectuada a más de 800 entrevistados durante el mes de agosto pasado, manifiestan su acuerdo a la liberalización de horarios en el conjunto.

  

El escaso tiempo transcurrido desde la implantación de la medida, así como el hecho de "no existir una posición suficientemente clara en el conjunto de la población y un porcentaje de empresas que abren la puerta a un cambio de tendencia", aconsejaban al Consistorio "no adoptar una medida de ampliación generalizada por el momento, y seguir analizando los efectos de la liberalización parcial de horarios comerciales en el casco histórico".

 

POSIBLE TERCERA VÍA

  

Además, se han citado dos circunstancias adicionales que avalan la postura. "De un lado, los diversos encuentros que mantiene la Concejalía con asociaciones de comerciantes, grandes superficies, asociación de medianas superficies, y sindicatos, muestran la disposición de las partes a negociar acuerdos que puedan consolidar en una posible tercera vía entre la liberalización total y el horario tradicional", han apuntado.

  

Este planteamiento permitiría que el pequeño y mediano comercio de la ciudad pudiera realmente plantearse el desarrollo de su actividad en algunos domingos y festivos, que coinciden con grandes eventos culturales, deportivos o periodos festivos en el área de Madrid, y que resultan "de indudable interés comercial aún cuando la actual regulación laboral dificulta su pleno aprovechamiento por los establecimientos de menor tamaño".

  

El Ayuntamiento ha apuntado que "seguirá atento" a la evolución de esta cuestión, y ha reiterado su intención de apoyar cualquier acuerdo entre los agentes sociales de Valladolid que permita al comercio local competir lealmente en la Comunidad, y prestar el mejor y mayor servicio a ciudadanos y visitantes.

  

En este sentido, han explicado que se ha remitido a asociaciones de comerciantes y sindicatos una propuesta de domingos y festivos de alto potencial comercial, y sobre los que el Consistorio estaría dispuesto, en caso de llegar a acuerdos de consenso, a realizar campañas de promoción  que contribuyan a "generar mayor atractivo, más rentabilidad para el comercio de proximidad local, y más y mejor empleo".