Australia, la 'cenicienta' engañosa

La selección de Australia, un vez más presente en el Mundial aunque esta vez con más argumentos

La selección de Australia disputará en Brasil su cuarto Mundial, el tercero consecutivo, lejos de su mejor momento futbolístico de hace cuatro años, pero dispuesta a ser una 'cenicienta' engañosa dentro del Grupo B.

 

FICHA TÉCNICA

 

Participaciones en Mundiales: Cuatro (1974, 2006, 2010 y 2014).

 

Títulos: Ninguno.

 

Mejor resultado: Octavofinalista (2006).

 

Palmarés: Cuatro Copas de Oceanía (1980, 1996, 2000 y 2004) y subcampeón de la Copa de Asia (2011).

 

Cómo se clasificó: Segunda del grupo B de la zona asiática.

 

Calendario primera fase

14/06 00.00 Cuiabá        Chile - Australia.

18/06 18.00 Porto Alegre  Holanda - Australia.

23/06 18.00 Curitiba      Australia - ESPAÑA.

Los 'Socceroos' llegan asentados ya en el cambio clave del año 2005 donde se unieron a la Confederación Asiática de Fútbol (AFC), para poder competir por una de las cuatro plazas de clasificación automática que tiene asignadas Asia y de paso elevar su nivel competitivo, evitando las repescas que debía jugar como casi sempiterna campeona oceánica.

 

El cambio marcó el comienzo de una serie de logros impresionantes para el fútbol australiano, que brilló en el Mundial de Alemania tras 36 años de ausencia alcanzando los octavos de final, con un polémico penalti en el descuento ante Italia, avalado por una buena generación de jugadores instalados en las ligas europeas y la mano holandesa de Guus Hiddink.

 

En cambio, cuatro años después, con otro holandés, Pim Verbeek, las sensaciones no fueron las mismas, aunque el grupo era complicado con Alemania, Ghana y Serbia. Pese a todo, sólo perdió con los alemanes en estreno, empatando con los africanos y derrotando los serbios, lo que le dejó un buen sabor de boca y una demostración para españoles, holandeses y chilenos que su rocoso físico en un clima favorable les puede ayudar a plantar cara a sus rivales.

 

Ya sin emblemas de antaño como el talentoso Harry Kewell, recientemente retirado, el potente delantero Mark Viduka o el veterano portero Mark Schwarzer, protagonista en la última semifinal de la Liga de Campeones entre el Chelsea y el Atlético de Madrid, los australianos pasaron más apuros para lograr su billete.

 

El combinado oceánico, el de peor en el ranking de la FIFA entre los 32 clasificados al Mundial (62), se clasificaron como segundos del Grupo B de la fase definitiva en Asia, donde ofreció algunas dudas, finalizando por detrás de Japón.

 

En esta clasificación, Australia estaba dirigida por el alemán Holger Osieck, quien fue despedido tras dos sonoras goleadas en amistoso ante Brasil y Francia, saldados por sendos dolorosos 6-0. Entonces, la Federación Australiana apostó por un técnico nacional, dando el cargo a Ange Postecoglou, que dirigió al equipo en los amistosos ante Costa Rica, con victoria por 1-0, y ante Ecuador, con derrota por 4-3 después de ir ganando 0-3.

 

CAHILL, HABILIDAD Y JUEGO AÉREO

 

Con todo, en el equipo sobresale aún la figura del centrocampista ofensivo Tim Cahill, la clara referencia ofensiva de un equipo con problemas para hacer gol ante rivales de mucha entidad. A sus 34 años, el jugador, con experiencia en la 'Premier' y ahora en la MLS estadounidense con los Red Bulls de Nueva York, afronta su tercera Copa del Mundo como líder de los 'Socceroos'.

 

El medio es un jugador de poderoso juego aéreo y buena llegada de segunda línea y tiene los galones de una veteranía escasa en el equipo australiano, donde los futbolistas más jóvenes quieren ir cogiendo protagonismo.

 

Máximo goleador de su país tras marcar un doblete ante Ecuador y alcanzar la cifra de 31 tantos, una cifra muy alta para un jugador de su posición y que espera ampliar en el Mundial, una cita donde ya sabe lo que es marcar tras hacer dos tantos ante Japón en 2006 y uno ante Serbia en 2010.

 

POSTECOGLOU, MIRADA AL FUTURO 

 

Ange Postecoglou afrontará motivado la cita de Brasil después de convertirse en el primer australiano en dirigir a la selección absoluta de su país en un Mundial desde que lo hiciese en Alemania 74 su compatriota Rale Rasic.

 

Uno de los técnicos más laureados a nivel de clubes de Oceanía y buen conocedor de las categorías inferiores de Australia, ha consagrado los últimos meses ha mejorar el alicaído ánimo de un equipo, 'tocado' por las sonrojantes derrotas ante Brasil y Francia que propiciaron su llamada en lugar de Holger Osiek.

 

Con 48 años, los 17 últimos en los banquillos, tendrá ante sí el reto de medirse a entrenadores tan reputados como Vicente del Bosque, Louis van Gaal o Jorge Sampaoli, ante los que deberá mostrar el estilo ofensivo que le ha acompañado. Sin embargo, su federación ha confiado en su persona por cinco años, donde deberá realizar con acierto la renovación de cara a la Copa Asia donde serán anfitriones.