Ausbanc espera múltiples reclamaciones por las preferentes de Ceiss que tratará de forma individual

Muchos clientes de CEISS no cobrarán el cupón previsto como rendimiento de su inversión bancaria. 

La Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) aún no tiene la estimación de cuantos de los 14.000 clientes de Caja España-Duero atrapados por las participaciones preferentes son de Salamanca pero tiene claro que “van a ser muchos” y ante lo que se avecina como un reguero de denuncias tiene claro que las emprenderá de forma individual.

 

Los clientes de CEISS no cobrarán desde este mes el cupón previsto en los folletos de emisión puesto que en teoría asumieron que el cobro de los rendimientos estaba condicionado a que la entidad obtuviera beneficios y se da la circunstancia de que CEISS cierra 2012 con pérdidas.

 

Es por esto que desde Ausbanc reconocen que esperan que las reclamaciones se inicien en breve “porque ya son muchas las llamadas que estamos recibiendo”, señala el delegado provincial Juan José Santos, que tiene claro que no habrá reclamaciones en grupo sino que emprenderán acciones individuales “estudiando cada caso”.

 

De igual forma asegura que no aceptarán la fórmula del arbitraje que propuso el Gobierno tras estallar el ‘caso Bankia’ para solucionar el conflicto que originó la comercialización de estos productos bancarios. “Vamos a ir caso por caso, familia por familia y los pasos serán en primer lugar el de negociar con la entidad y en caso de que no lleguemos a un acuerdo, para eso están los tribunales”, señala Santos. “No confiamos en la solución del arbitraje porque será muy restrictivo y aquí estamos ante un engaño masivo, un corralito porque lo que no se sabe es ni cuando ni como se va a poder coger el dinero”, apunta. Además señala que cuentan ya con 21 resoluciones favorables que invitan a pensar que el camino que han diseñado es el mejor a seguir.

 

Juan José Santos apunta que lo que califica como engaño parte incluso del concepto: “Ni son participaciones, porque los usuarios no tienen ningún derecho político, ni son preferentes, porque se cobra casi los últimos por delante sólo de los accionistas. No hay preferencia alguna”.

 

¿POR QUÉ NO GUSTA EL ARBITRAJE?

 

El arbitraje ha sido la fórmula implantada por el Gobierno para solucionar el conflicto que originó la comercialización de estos productos bancarios.

 

Todas las personas que invirtieron sus ahorros en preferentes pueden recurrir al arbitraje pero no todas son aceptadas, ya que depende de su perfil como inversor. En este sentido, los que tienen más posibilidades son los que sufrieron un defecto de forma en el contrato que firmaron -falta la firma o el firmante fue un menor o una persona con minusvalía psíquica-. Asimismo, influye la edad del preferentista, su profesión, capacidad para entender el producto que contrató, así como su conducta como cliente fijo del banco donde hizo el contrato.

 

En todo caso los afectados o los que pretendan reclamar deben acudir al organismo con competencia en consumo de su comunidad autónoma. Allí rellenarán una solicitud detallando la cantidad que demandan.

 

La recomendación es que la solicitud presentada en consumo vaya acompañada del contrato que el interesado firmó con el banco, ya que así se agilizan los trámites. La institución en cuestión remite a la entidad la reclamación del preferentista y la documentación y así se inicia el proceso. 

Noticias relacionadas