Aumentan a doce los muertos en el tiroteo del cuartel de la Marina en Washington

Entre los fallecidos se encuentra al menos uno de los responsables del ataque y se buscan otros dos responsables del ataque según informa el alcalde de la ciudad. 

Al menos 12 personas han muerto en el tiroteo que se ha producido este lunes en la sede de la Comandancia de Sistemas Navales de la Marina, según el último balance proporcionado por el alcalde de Washington, Vincent C. Gray, y la jefa de la Policía de la ciudad, Cathy Lanier.

 

Según ha confirmado la jefa de la Policía, entre los fallecidos se encuentra uno de los responsables del ataque, mientras que buscan a otros dos "posibles" tiradores ataviados con uniformes y ropa militar. Lanier ha anunciado además que han entregado las competencias de la investigación a la Oficina Federal de Investigación (FBI).

 

La jefa de la Policía Metropolitana de Washington ha descrito a uno de los tiradores como un hombre blanco vestido con uniforme militar color caqui y boina y armado con una pistola. El otro sospechoso es un hombre negro, de unos 50 años, con un uniforme de color verde oliva y con un arma larga.

 

Las autoridades estadounidenses han confirmado que el tirador fallecido llevaba una pistola y un fusil, según han asegurado dos fuentes de las fuerzas de seguridad citadas por 'The Washington Post'. Entre las víctimas figuran dos mandos de la Policía, uno de ellos con dos disparos en una pierna.

 

Patricia Ward, que trabaja en el complejo, ha explicado a la cadena NBC que se encontraba en la cafetería cuando escuchó tres disparos seguidos. "Todo el mundo que estaba en la cafetería gritó e intentamos salir corriendo", ha aseverado. "Yo sólo corrí", ha apostillado. La cadena CBS ha descrito el incidente como una "escena caótica".

 

Una mujer que se ha identificado como Terry Durham ha indicado que, cuando estaba siendo evacuada del edificio, un hombre les ha disparado con un fusil y ha alcanzado una de las paredes. "Era alto. Parecía de piel oscura", ha explicado. "Era un hombre alto y negro", ha asegurado su colega Todd Brundage, que también es negro. "No ha dicho ni una palabra", ha apostillado.

 

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha manifestado este lunes su solidaridad con las familias y las víctimas afectadas por este "ataque cobarde" en Washington. "Nuestros pensamientos y oraciones están con todos los afectados por esta tragedia", ha indicado en una comparecencia en la que apenas ha ofrecido detalles sobre el caso, aunque sí ha dejado claro que se iniciará una investigación "profunda" del caso.