Aumenta la preocupación por la corrupción y los políticos

Miguel Blesa

Remite la inquietud por el paro entre los españoles, aunque sigue ocupando el primer puesto entre las preocupaciones según el barómetro del CIS. 

El pasado mes de junio aumentó la preocupación de los españoles por la corrupción, el fraude y los políticos, mientras que remitió ligeramente la inquietud por las cifras del paro, según el Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), correspondiente al mes pasado hecho público este viernes. La encuesta también refleja un repunte de la preocupación por los recortes.

 

El sondeo del CIS se realizó entre los días 3 y 10 de junio. En esas fechas aún coleaba la polémica por el precio de las bebidas alcohólicas en el Congreso de los Diputados. Además, la encuesta coincidió con el segundo ingreso en prisión del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa y con el inicio de las conversaciones entre el PSOE y el Gobierno para pactar una posición común ante la Unión Europea.

 

La lista de problemas sigue liderada por el desempleo, mencionado en el 80,5 por ciento de los cuestionarios, frente al 82,4 por ciento del mes anterior. En el segundo lugar se registra un empate técnico entre la corrupción y el fraude y los problemas económicos.

 

En concreto, la preocupación por la corrupción sube 1,8 puntos respecto a mayo y se sitúa en el 32,5 por ciento, mientras que las referencias a los problemas económicos caen 2,7 puntos hasta el 32,2 por ciento.

 

Por contra, se incrementan las menciones a los políticos en general en el ranking de problemas nacionales. Si en mayo aparecían en el 29,7 por ciento ahora se anotan un punto más y se colocan en el 30,7 por ciento, afianzándose en el cuarto puesto de la lista.

 

El sondeo se basa en 2.481 entrevistas personales y domiciliarias realizadas entre los días 3 y 10 de junio en 236 municipios de 49 provincias y tiene un margen de error de más/menos 2 por ciento.

 

SANIDAD, EDUCACIÓN Y RECORTES

 

El quinto problema de España, según el CIS, sigue siendo la sanidad (9,3%), el sexto la educación (6,6%) y el séptimo los recortes en general, que experimentan una subida de 1,4 puntos y se quedan con el 6,2 por ciento de menciones.

 

Respecto a los problemas que más afectan personalmente a los entrevistados, el paro continúa por encima de todos los demás, con el 51 por ciento. Le siguen los de índole económica (30,4%), y después, empatados los políticos (11,4%) y la sanidad (11,3%). El cuarto es para la corrupción (9,4%), el quinto para los recortes (8,1%) y el sexto para la educación (7,7%).

 

En consonancia con estos datos, la percepción de la situación económica sigue siendo muy negativa, ya que es "mala" o "muy mala" para casi nueve de cada diez y sólo un 1,1 por ciento la juzga "buena" o "muy buena". El 62,5 por ciento cree que ahora es peor que hace un año y para el 38,9 por ciento seguirá empeorando en los próximos 12 meses, frente al 42 por ciento que hacía ese mal augurio en mayo. Por contra, un 15 por ciento confía en que mejore.

 

8 DE CADA 10 VEN "MAL" LA SITUACIÓN POLÍTICA 

 

Sin embargo, se atisba cierta mejora respecto al futuro laboral. Si en mayo el 65 por ciento de los entrevistados que estaban en paro veían muy complicado encontrar trabajo en un año, ahora ese porcentaje se queda en el 59,6 por ciento. En paralelo, crecen los que consideran "bastante probable" colocarse en ese tiempo (24,2%), mientras que lo ve "muy probable" sólo el 5,2 por ciento.

 

Entre los que aún conservan su empleo, un 13,6 por ciento cree que es "bastante probable" perderlo y un 4,5 por ciento augura que es "muy probable". En el otro extremo, siete de cada diez confían en mantener su puesto de trabajo.  

 

La situación política sólo es "buena" para el 2 por ciento y "mala" o "muy mala" para el 80,7 por ciento. El 46,6 por ciento cree que es peor que hace un año, el 34 por ciento pronostica que seguirá empeorando a un año vista y sólo uno de cada diez espera que sea al contrario.