Aula Cultural y Atlético Valladolid vuelven a llenar Huerta del Rey de balonmano

JUAN POSTIGO
Ver album

Los dos equipos iniciaron este lunes los entrenamientos de la temporada 2014/2015, primero el conjunto femenino y después el masculino, por primera vez desde que la FMD les diera el visto bueno.

Como dictan las normas de educación, primero las chicas, después los chicos. Este lunes el Pabellón Huerta del Rey fue testigo de cómo los dos equipos de élite de balonmano de Valladolid volvieron a los entrenamientos -comenzaron en el caso masculino, tras la fundación del club hace unas semanas- para dar el pistoletazo de salida de manera oficial a la temporada 2014/2015.

 

La fecha estaba marcada en rojo en el calendario para cualquier seguidor del deporte de la pelota en la mano en la ciudad. Tras la buena temporada pasada de las chicas de Miguel Ángel Peñas, con una excelente permanencia cosechada sin sufrimiento y un meritorio séptimo puesto, era el momento de volver a ponerse el mono de trabajo. Y así lo hicieron las guerreras.

 

Con todavía un ojo puesto en el Mundial Universitario, donde Amaia Garibay ponía su granito de arena para el empate a 23 entre Brasil y España, las chicas se volvieron a vestir de corto tres meses después para volver a ponerse en forma. En realidad ya habían comenzado a hacerlo en la misma mañana del lunes, con una primera sesión de gimnasio, pero por la tarde había que dar los primeros pasos en Huerta del Rey.

 

Y es que este año se plantea más que interesante para el BM Aula Cultural, aunque solo sea por el hecho de jugar en un nuevo campo. La mudanza desde el Miriam Blasco incluye toda la ilusión de la afición y muchas ganas de volver a ver grandes partidos, esta vez en todo un templo vallisoletano del balonmano como es Huerta.

 

En lo meramente deportivo, catorce jugadores sobre el parquet del Pabellón, el nuevo fichaje Alicia Fernández aparte de sus compañeras, todavía recuperándose de sus dolencias, y una sesión marcada por el habitual calor del recinto en verano, de manera que Miguel Ángel Peñas tuvo que dar constante descanso a su plantilla para que las chicas pudieran hidratarse. Más de una se volvió a casa con la lengua fuera después de dejarse todo en el primer entrenamiento.

 

BALONMANO ATLÉTICO VALLADOLID

 

El caso del Balonmano Atlético es bastante más particular. Partiendo desde cero en cuanto a club se refiere pero no así en lo deportivo, donde al menos hay algunos mimbres para tratar de buscar el ascenso a la Asobal, por difícil que parezca, también había que alzar el telón para comenzar a sudar y ponerse en forma.

 

En este caso fueron dieciséis los jugadores que se pusieron a las órdenes de Nacho González, "cuatro a prueba y sabiendo que faltan tres por venir", como confirmó el propio entrenador. A pesar de la puesta de sol el entreno también se caracterizó por el calor en el Pabellón ante la atenta mirada de poco más de cincuenta personas que no quisieron perderse la primera aparición del nuevo club vallisoletano.

 

Son muchas las esperanzas puestas en el Atlético Valladolid, por lo que es evidente que el equipo tendrá que hacer un esfuerzo por tratar de arrastrar a toda la afición del desaparecido BM Valladolid, pero hay tiempo. Esto es solo el comienzo.