¡Atención a los cajeros cuando vayas a sacar dinero!

Cajero

Uno de los gestos más cotidianos que puede haber en nuestra sociedad es la de acudir a un cajero automático para sacar dinero. 

Uno de los gestos más cotidianos que puede haber en nuestra sociedad es la de acudir a un cajero automático para sacar dinero. Es un gesto que muchos hacen, incluso, a diario. Pero hay que tener precaución a la hora de retirar tu efectivo porque te pueden estafar. No el banco, desde luego, sino algún que otro 'pillo' que quiere robarte el dinero.

 

Todos los cajeros te aconsejan que a la hora de marcar el código secreto de tu tarjeta, pongas encima la mano para que no se vean los números que pulsas. Es una medida de seguridad que se impuso para evitar las cámaras que ponían en la parte superior de los cajeros. Existen más medidas de seguridad, como la que hay en la ranura de entrada de las tarjetas. Pero claro, ya se sabe que hecha la ley, hecha la trampa.

 

El robo lo hacen en un cajero en pleno centro de Viena. Uno se pone a pensar: 'si lo hacen en el más céntrico de Viena, ¿en qué cajero no lo harán? Eso sí, el hombre que detectó el fraude es un fenómeno. Se fijó en que quedaban restos de pegamento en la zona donde se introduce la tarjeta, así que decidió tirar para ver qué pasaba. En efecto, la pieza verde de plástico cedió y pudo sacarla entera. Era un sistema de copia de tarjetas, muy fácil de hacer y muy fácil de instalar.

 

Cuando vayamos a sacar dinero, cumplamos todas las medidas de seguridad. Por nuestro bien y el de todos. A continuación os dejamos una serie de normas de seguridad que debes cumplir para sacar dinero de un cajero de la manera más fiable posible..

 

Lleva la tarjeta preparada para no dar pie a que alguien aproveche el momento de la búsqueda para robar.

 

- Cierra la puerta de la sucursal si el cajero está en su interior. 

 

- Tapa el teclado mientras se introduce el número secreto

 

- Si hay gente alrededor y algo parece sospechoso, cancela la operación y saca el dinero en otro lugar.

 

- Si el cajero no devuelve la tarjeta, llama enseguida a la entidad y comprueba si es un movimiento llevado a cabo por el establecimiento o un fraude.

 

- Memoriza el número de teléfono al que se debe llamar para que el banco anule la tarjeta.