Ataque frontal del Real Valladolid al árbitro del partido ante el Valencia al que acusa de prevaricar

El Real Valladolid califica el arbitraje que sufrió anoche en Mestalla como prevaricación y pide una sanción para el colegiado canario Hernández Hernández. En un saque de banda que debería haber realizado el equipo vallisoletano permitió que lo pusiera en juego el cuadro local y esa acción acabó en gol en el minuto 93.

El Real Valladolid se muestra especialmente duro con la actuación del árbitro en el partido ante el Valencia. En su página web expresa su disconformidad con la acción que terminó en gol local en el minuto 93 después de señalizar claramente saque de banda para el cuadro blanquivioleta que, sin embargo, puso en marcha el Valencia para acabar marcando.

 

En el vídeo que acompaña a esta información, de un usuario de youtube, se aprecia con claridad no solo cómo sale el balón de banda a favor del Real Valladolid sino como el colegiado señala el saque a favor del conjunto vallisoletano. Este es el texto que se recoge en la web del club.

 

"El Real Valladolid sufrió esta noche toda la crueldad del fútbol. Tras marcarse un gol en propia puerta en el final de la primera parte (Balenziaga, a la salida de un córner), quedarse con 10 jugadores por expulsión de Sereno en el minuto 56 (en una jugada que dio origen a un penalti que Dani paró a Soldado), ser capaz de empatar con un golazo de Óscar en el minuto 71 y defenderse con maestría ante un Valencia impotente, vio como en la última jugada del partido el colegiado Hernández Hernández regaló una última opción al equipo ché, que marcó sobre la bocina por medio de Jonás.

 

El partido dio para mucho, pero es obligado comenzar para el final, por esa última jugada que concedió al Valencia la opción de ganar. Mikel Balenziaga robó un balón en su terreno y se dio una carrera descomunal para forzar un claro saque de banda en el córner del Valencia. El línea y el colegiado concedieron el balón al Real Valladolid, pero cuando vio que Balenziaga no sacaba, sino que recuperaba su posición para dejar el saque a un compañero, el árbitro prevaricó y no se le ocurrió otra decisión que dejar sacar al Valencia. Entre la incredulidad de todo el estadio, el Valencia avanzó, Jonathan Viera centró y Jonás se elevó con potencia para soltar un testarazo imparable.

 

La prevaricación del juez fue manifiesta, indiscutible, pero el Real Valladolid salió de Mestalla con la sensación de haber sido sacudido por la mala suerte y una decisión injusta. El colegiado canario tomó una decisión injusta a sabiendas: concede saque de banda a favor del Real Valladolid y saca el Valencia con su consentimiento. La decisión es antirreglamentaria a todas luces. Si entiende que hay pérdida de tiempo (algo que no sucedió de ninguna de las maneras) puede amonestar a Balenziaga o le puede expulsar, pero jamás puede permitir que saque el infractor. Y si no entiende que hay pérdida de tiempo y simplemente vio como el Valencia sacaba y miró hacia otro lado, la prevaricación es con nocturnidad y alevosía.

 

Si un colegiado se equivoca en una apreciación y concede el saque de banda a un equipo cuando en realidad era el infractor, comete un error material, que un deportista, por más que le duela, debe aceptar. Conceder el saque de banda a un equipo y dejar que saque el otro, por la razón que fuere, es dictar a sabiendas una resolución injusta. Y eso, en castellano, es prevaricar".

Los jugadores del Valladolid celebran el gol del empate conseguido por Óscar.

Noticias relacionadas