Asturias y Castilla y León comparten estrategias de dinamización demográfica y colaboración mutua

Los consejeros de Presidencia de la Junta y del Gobierno del Principado han planteado iniciativas para combatir la pérdida de población y el envejecimiento. También hablaron sobre el mantenimiento de la minería y la cooperación en Sanidad, Educación, Protección Civil e incendios.

La Junta de Castilla y León y el Gobierno de Asturias han acordado impulsar una estrategia interterritorial para favorecer la dinamización demográfica de ambas comunidades autónomas, con la puesta en marcha de iniciativas que frenen la pérdida de población, el envejecimiento y favorezcan la fijación de habitantes, con especial atención a las zonas rurales e industriales más afectadas por el éxodo de ciudadanos. Esta iniciativa se ha concretado en la reunión de los consejeros de Presidencia y portavoces de los gobiernos de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, y de Asturias, Guillermo Martínez Suárez.

 

La crisis económica está repercutiendo también en la demografía. Las últimas cifras del INE indican que España ha perdido población por primera vez desde que se dispone de datos anuales en 1971, una pérdida de población que se debe a un saldo migratorio negativo -se van más personas de las que llegan- que no se compensa con el saldo vegetativo -nacimientos menos defunciones- que todavía es positivo en España.



Esta pérdida de población es más evidente en comunidades autónomas como Castilla y León y Asturias. En ambos territorios, la masiva emigración que se produjo en los años 60 y 70 del siglo pasado es el origen de una pirámide poblacional envejecida, origen de saldos vegetativos negativos -el elevado número de defunciones no se compensa con los nacimientos- que en época de crisis no se compensa con saldos migratorios lo suficientemente altos como para ganar población.

 

Los consejeros de la Presidencia de Castilla y León y de Asturias se han comprometido a seguir avanzando en el diseño de propuestas conjuntas para favorecer al dinamización demográfica, sumar otros territorios con una problemática similar y elevar el grado de cooperación institucional y en la prestación de servicios públicos.

 

Agenda para la Población, Pacto Demográfico e iniciativas europeas

 

Los problemas estructurales en materia demográfica de ambas comunidades exigen respuestas que impliquen a todas las áreas del Gobierno, con una perspectiva en el tiempo amplia. Esa es una apuesta que comparten ambos Ejecutivos autonómicos y, en consecuencia, la Junta de Castilla y León y el Gobierno del Principado de Asturias están impulsando sendas iniciativas en esta materia: en Castilla y León, con su Agenda para la Población, y en Asturias, con su Pacto Demográfico. Son estrategias que comparten problemas, análisis y, también, soluciones y este contexto requiere la búsqueda de espacios comunes para aunar esfuerzos y lograr que desde el Gobierno de España se tenga en cuenta la singularidad demográfica del Noroeste peninsular en el desarrollo de sus políticas.

 

Las estrategias interautonómica y española se deben completar con la europea. Castilla y León y Asturias apuestan por abordar esta singularidad demográfica con las regiones de otros países de Europa con características similares. Por ello, ambas comunidades autónomas han trabajado, tanto en el Parlamento Europeo como en el Comité de las Regiones, para presentar enmiendas a los futuros reglamentos que regularán los fondos estructurales durante el periodo 2014-2020. El objetivo de las enmiendas ha sido que los futuros fondos de cohesión recojan la especificidad demográfica de los territorios europeos y ello se refleje en el reparto de ayudas y fondos de la UE. Además, a este respecto, cabe recordar que ya en el artículo 174 del Tratado de la Unión Europea se fija como objetivo de la política de cohesión económica, social y territorial favorecer a las zonas que presentan mayores dificultades orográficas y poblacionales para su desarrollo.

 

Los trabajos e iniciativas de ambas comunidades se comparten en la Red de Regiones afectadas por Desafíos Demográficos, constituida en 2006, y en la que además de Castilla y León y Asturias participan otros 40 territorios comunitarios. Esta red sirve como foro de expertos que en reuniones técnicas comparten información y experiencias en cambio demográfico así como sus consecuencias en niveles social, económico sanitario y educativo. De hecho, la Junta de Castilla y León presentó en octubre de 2011, ante este cuadro de expertos, la Agenda para la Población coordinada desde la Consejería de la Presidencia.

 

Protocolo de colaboración entre Castilla y León y Asturias desde 2008

 

Si el despoblamiento y el envejecimiento son dos de las principales preocupaciones y retos de ambos territorios, en el encuentro también se abordaron otros asuntos que muestran el alto y tradicional grado de cooperación institucional de dos comunidades vecinas. Entre estos destacan la preocupación por el futuro de la minería del carbón, un sector de gran incidencia socioeconómica en Castilla y León y Asturias, el futuro de las infraestructuras ferroviarias, viales y energéticas y la colaboración en la prestación de servicios públicos como sanidad, educación, protección civil y lucha contra los incendios, entre otros, en las áreas geográficas vecinas.

 

La Junta de Castilla y León y el Gobierno del Principado de Asturias mantienen desde la configuración del Estado de las Autonomías una estrecha relación y colaboración en numerosas materias; principalmente, en aquellas que tienen una incidencia directa en la vida diaria de los ciudadanos de ambas comunidades y, en especial, los residentes en los municipios limítrofes. Esta cooperación se extiende a compartir la prestación de servicios públicos, más allá de los límites administrativos y a la defensa de intereses comunes en el ámbito de la financiación territorial o las inversiones públicas. Estos asuntos se recogieron formalmente en el Protocolo General de Colaboración suscrito por los presidentes autonómicos el 8 de julio de 2008, en Oviedo.

 

Desde entonces se han alcanzado acuerdos y desarrollado proyectos en ámbitos como la asistencia sanitaria, la atención a la dependencia, la educación, las infraestructuras, la seguridad y protección civil, y el carbón y la eficiencia energética. A modo de ejemplo, las líneas de actuación en materia sanitaria incluían la atención a las urgencias y emergencias, el transporte sanitario y la colaboración en atención primaria, atención especializada, salud mental y psiquiátrica, tarjeta sanitaria, formación de personal y nuevas tecnologías. Desde 2008, los resultados obtenidos se traducen en 365 pacientes de León atendidos en el Hospital de Arriondas y 447 pacientes de Asturias atendidos en hospitales de Castilla y León.

 

La colaboración en seguridad y protección civil entre ambas comunidades se desarrolla con fluidez: los equipos de rescate de ambas comunidades intervienen en áreas limítrofes y hasta el momento se han registrado 21 rescates en zonas montañosas. En cuanto a la atención de llamadas de urgencia a través Emergencias 112 se han atendido 3.270 llamadas, intercambiadas entre centros autonómicos.