Astrónomos consiguen ver la estructura de una galaxia similar a la Vía Láctea en sus orígenes

Galaxia similar a la Vía Láctea en sus orígenes

Un equipo internacional de astrónomos han conseguido observar por primera vez una galaxia en el Universo primitivo que, además, forma parte de una clase de galaxias que se cree que son las progenitoras de las galaxias espirales, como la Vía Láctea. "Se trata de una especie de Vía Láctea en sus inicios", destacan los autores.

La galaxia, llamada DLA2222-0946, es tan débil que es prácticamente invisible en casi todas las longitudes de onda específicas. Este tipo de estructuras contienen en su mayor parte gas neutro, que es el combustible para la formación de estrellas. Así, este hallazgo es una herramienta importante para entender la formación estelar, así como el nacimiento y la evolución de las galaxias.

Los autores, que han presentado el trabajo en la reunión de la 'American Astronomical Society', utilizaron las tecnologías avanzadas del Observatorio WM Keck en Mauna Kea (Hawaii) para obtener las imágenes. Concretamente, la galaxia se detectó con el telescopio de 10 metros Keck I, que permitió descubrir a DLA2222-0946 por la luz que absorbe de un quásar distante.

"Estas galaxias son extraordinarias por ser ordinarias", ha explicado la autora principal, Regina Jorgenson, que se refiere a que esta estructura está dentro del tipo 'normal' de galaxia, que no destaca por su brillo, por su formación extrema o por su rápida creación de estrellas.

Para la investigadora, "esta normalidad les hace casi imposibles de detectar directamente, como consecuencia de la luz que emiten, que es débil, y porque el la luz del quasar que utilizan para encontrarla dificulta la detección de las débiles emisiones de la propia galaxia". Por este motivo, aunque se conocía la existencia y algunos datos de estas estructuras, ninguna investigación había podido observarlas directamente.

Sin embargo, gracias a la tecnología, los científicos saben ahora que DLA2222-0946 está en el 'redshift' 2.354, que corresponde a una época en que la que el Universo tenía aproximadamente el 20 por ciento de su edad actual. Los expertos apuntan a que éste fue un periodo clave de la formación de galaxias, y por lo tanto la observación de galaxias típicas de esta época va a proporcionar una gran comprensión de los procesos físicos más relevantes.