Así gobernaría Albert Rivera: No a las cuotas de paridad y eliminar subvenciones a sindicatos y patronal

Albert Rivera

Plantea abrir un debate sobre la posibilidad de que los profesionales de la sanidad pública se dediquen exclusivamente a ella. Iglesia, corona, hacienda, administración pública, educación, aborto, cultura... un repaso rápido a lo que propone el líder de Ciudadanos. 

El presidente de Ciudadanos (C's), Albert Rivera, rechaza las cuotas de paridad y propone eliminar las subvenciones públicas a sindicatos y patronal, poner a trabajar para el Estado a expresidentes y exministros mientras se les aplica una ley de incompatibilidades y debatir la posible dedicación exclusiva de los profesionales de la sanidad pública.


Son algunas de las ideas que plantea en su nuevo libro, 'El cambio sensato. 100 preguntas. 100 respuestas', donde dice ser "contrario" a las cuotas de paridad porque no cree en "las fotos que aparentan igualdad". Para conseguir una igualdad real, considera que habría que establecer una baja por maternidad equitativa entre padres y madres y alcanzar un pacto nacional por la conciliación y otro por la racionalización de horarios, compensando a sectores perjudicados como la hostelería o los medios de comunicación.

Además, aboga por una reforma profunda de los sindicatos, que deben ser "defensores de los trabajadores". "Me gusta bastante el modelo alemán, en el que los sindicatos tienen una alta afiliación y no dependen del presupuesto público, lo que permite acabar con esas subvenciones de 700 millones de euros a patronal y sindicatos, porque lo primero es ser de verdad independiente", explica.

Para acabar con las puertas giratorias, cree que se debería aprobar una ley de incompatibilidades "severa" de los cargos públicos, pero añade que al mismo tiempo habría que compensar a quienes salen de la política con "un trabajo para el Estado" mientras no puedan entrar en el sector privado. Esto se podría aplicar --precisa-- a expresidentes del Gobierno, exministros y expresidentes de comunidades autónomas.

Asimismo, Rivera aboga por establecer una tabla nacional de sueldos estipulados para cargo público según su nivel de responsabilidad, por crear un registro de lobbies en el Parlamento --para que los ciudadanos conozcan con qué políticos se han reunido-- y por que las dietas de los diputados y senadores tributen como IRPF.

QUE LA IGLESIA PAGUE IBI

Sobre los partidos políticos, el líder de Ciudadanos dice que están suficientemente financiados y que la ley debería obligarlos a publicar sus cuentas. También pide primarias para todos y listas abiertas y dice que en C's se plantean abrir a la participación de los simpatizantes la elección del candidato a los comicios generales.

Rivera propone igualmente reforzar la democracia participativa, admitiendo que se podrían celebrar referendos a la hora de cambiar algunas leyes siempre que los votantes estén bien informados, pero subraya que la única democracia que debe existir es la institucional.

Aunque se define como republicano, valora positivamente la labor de Felipe VI y afirma que no es el momento de debatir sobre un cambio de régimen político en España, y defiende la separación entre Iglesia y Estado y que no haya "privilegios para nadie", apostando por que la Iglesia y también los partidos, los sindicatos y la patronal paguen el IBI.

UNO O DOS SENADORES POR COMUNIDAD AUTÓNOMA

Rivera quiere preservar el Estado autonómico pero se muestra abierto a una reforma de la Constitución para consolidar un modelo federal. Rechaza que algunos territorios tengan "privilegios", pide un sistema de financiación autonómica "transparente", una redefinición de las competencias de cada Administración y una Hacienda única para todo el país. Como medida de ahorro, propone agrupar municipios pequeños.

También plantea cambiar la ley electoral --para que todos los votos valgan lo mismo en cualquier territorio--, convertir el Senado en una Cámara de representación territorial, que solo haya un senador o dos por cada comunidad autónoma y reducir al 5 por ciento de los votos el umbral para poder entrar en el Congreso.

Otro de los temas que aborda en el libro es el del aborto, que no considera un "derecho". Dice al respecto que no le gusta la ley de plazos del anterior Gobierno socialista y pide consenso para regular claramente en qué condiciones se produce el aborto, qué asistencia pública se debe dar y en qué casos es delito.

ESCUELA CONCERTADA GRATUITA

En lo que se refiere a la educación, reitera la necesidad de un pacto nacional para conseguir "continuidad" en la legislación y en los presupuestos. Asegura estar a favor de que exista la escuela concertada pero con la condición de que cumpla los planes del Ministerio y se pueda acceder a ella "de forma gratuita", y añade que quienes quieran un modelo de segregación por sexos acudan a la educación privada.

También plantea que para obtener una beca no haga falta más de un 5 de nota y que solo cuenten como criterio los recursos económicos de cada familia, rechaza la subida de las tasas universitarias y apoya el modelo de tres años de grado más uno de máster. Asimismo, aboga por vincular a las necesidades del mercado laboral el número de plazas que ofrecen las universidades públicas.

CENTRAL DE COMPRA DE MEDICAMENTOS

En el ámbito sanitario, el presidente de Ciudadanos se muestra partidario de abrir un debate sobre un "modelo de exclusividad" de los profesionales de la sanidad pública para garantizar que "se dediquen plenamente" a ella y no atiendan además en consultas privadas, indicando que para ello habría que fijar "sueldos más altos".

Otras ideas que presenta son la creación de una central nacional de compra de medicamentos, para "evitar que cada comunidad autónoma vaya por libre", y garantizar que en los centros de salud y hospitales prima "el criterio médico, no el contable".

Independientemente de que la gestión sea pública o mixta, subraya que la red pública de sanidad debe responder al interés general y por eso se deben "vigilar de cerca las concesiones". A su juicio, algunos "servicios secundarios" deberían descentralizrse para "permitir que algunas empresas privadas participen, pero siempre combinando "eficacia con equidad".

Rivera reitera que los inmigrantes en situación irregular no deben tener tarjeta sanitaria y que solo en algunos casos --embarazadas, por ejemplo-- deberían poder beneficiarse de un paquete "básico" de servicios sanitarios. En cuanto a la ley de dependencia, insta a los distintos niveles de las Administraciones Públicas a renegociar el reparto de los costes.

EN EL SECTOR CULTURAL, AYUDAS A LA FORMACIÓN

Por otro lado, el líder de C's plantea una reforma de la ley de propiedad intelectual porque crea "inseguridad jurídica" en el sector tecnológico, ya que "solo un juzgado debería poder cerrar una web o un negocio en Internet".

También afirma que bajaría el IVA cultural, volviendo a un tipo reducido o al 16 por ciento, y explica que, en el sector de la cultura, no está a favor de "la subvención por la subvención", prefiriendo en cambio conceder ayudas a la formación de talento.