Así demuestra Hansen su lealtad hacia el CB Valladolid: "Es el peor equipo de la historia contemporánea de la ACB"

Mike Hansen, en la rueda de prensa donde anunció su dimisión. FOTO: J.P.

El efímero ex presidente del club dice que "al alcalde de Valladolid le pusieron la cabeza como un bombo".

Mike Hansen no ha cerrado todavía la herida de su salida del Club Baloncesto Valladolid. El presidente que apenas duró dos meses en el cargo ha realizado unas declaraciones a Zoom News para exhibir el resquemor que le dejó su salida precipitada de la presidencia, sin tiempo para instalar un chiringuito acompañado de Javier Baró, que en su etapa de gerente del Balonmano Valladolid dejó al club en la quiebra con una deuda de 750.000 euros.

 

En sus declaraciones, Hansen no duda en atizar al actual proyecto del CB Valladolid. Se aprovecha de su ruinosa trayectoria en la Liga para echar más leña al fuego en el club "al que amo desde que me puse su camiseta como jugador". En Zoom News, Hansen dice que el Valladolid "es el peor equipo de la historia contemporánea de la ACB. Duele decirlo, pero es que los números son de escándalo, para mal”. También alude de manera lateral a los jugadores, a quienes acusa de no ser lo suficientemente competitivos en la cancha: “Valladolid es un ciudad con tradición y al club han venido grandes jugadores como Myers, Sabonis, Óscar Schmidt. Lo que no puede ser es que no se compita. Si se pierde pero compitiendo, la gente lo va a entender”. 

 

El presidente fugaz también habla de Ricard Casas, del que dice que no tiene controlada la situación por la que pasa el equipo. "Hay que limpiar el club. Y que exista gente que vaya a servir al club y no a servirse de él. Tampoco es cuestión de echar la culpa a los jugadores, porque ellos no bajan los brazos desde el principio del partido. Sí pienso, aunque él no lo reconozca, que Ricard Casas está superado por la situación. No le conozco, pero creo que es buena persona. Si hubiera sabido lo que se iba a encontrar, seguramente no habría fichado. Algo habrá que hacer para que cambie la situación, pero es que hay que competir”. 

 

Y también se dirige al alcalde de la ciudad, Javier León de la Riva, la persona que en su momento le llamó para pedirle su implicación en la gestión del club. “Yo quería poco a poco renovar al club, meter aire fresco. Pero el alcalde parece que tuvo miedo al cambio. No se aceptó mi equipo de trabajo y luego al propio alcalde le pusieron la cabeza como un bombo. Yo soy profesor de Vaughan Systems y en esos apenas dos mes que estuve en el cargo, perdí dinero porque reduje mi número de clases”.

 

Sobre su proyecto deportivo, no dudó en depositar su confianza en el técnico Gustavo Aranzana que, tras un año en el paro, está dirigiendo a un equipo de la liga venezolana. “Queríamos seguir con el entrenador Roberto González, pero le debían mucho dinero y no le apetecía. Así que llegamos a un acuerdo con Gustavo Aranzana e íbamos a centrar el proyecto en jugadores nacionales, con la continuidad de David Navarro y la llegada de jugadores como Dani López. Porque los nacionales son los que te sacan las castañas del fuego”, afirmó en esta publicación en la que no muestra ni una sola palabra de aliento hacia el club vallisoletano en el momento más delicado de su historia.