Asaja Valladolid reclama con una innovadora protesta el arreglo de los caminos agrícolas

La protesta con el mensaje de 'Caminos ya' al fondo. TRIBUNA

Los agricultores han retrasmitido su reivindicación y dolor por esta situación en las redes sociales a través del hashtag #caminosya a través del cuál han ido subiendo fotos y vídeos.

Asaja Valladolid y agricultores de los pueblos afectados (principalmente Langayo, Cogeces del Monte, Manzanillo, Campaspero, Canalejas de Peñafiel, Quintanilla de Onésimo y Peñafiel) realizaron este viernes una innovadora protesta para reclamar el arreglo de sus caminos agrícolas que llevan esperando más de siete años.

 

Por espacio aproximado de una hora, los agricultores de todos estos pueblos, realizaron con sus tractores y aperos, unas letras gigantes con el mensaje #CAMINOSYA para pedir de una forma muy visual y original una solución definitiva e inmediata a su problema. De dimensiones considerables, las letras de la palabra CAMINOS que dibujaron los agricultores alcanzaron los 60 metros de alto mientras que las letras de la palabra YA fueron algo más grandes, de unos 90 metros cada una.

 

"Una fórmula diferente de protestar, alejada de las tradicionales pero que persigue llamar la atención para que se resuelva un problema enquistado hace años que está paralizando la economía y el progreso de una zona eminentemente agrícola", han asegurado desde Asaja.

 

Conscientes de la importancia de las redes sociales, los agricultores, han retrasmitido su reivindicación y dolor por esta situación en las redes sociales a través del hashtag #caminosya, a través del cual, han ido subiendo fotos y vídeos en directo de su protesta.

 

"Estos agricultores no pueden más, tras cinco años consecutivos aprobado el arreglo en los presupuestos, al final sin ningún tipo de explicación, los caminos no terminan de arreglarse. Tras varias reuniones con la administración que no han llegado a ninguna parte, innumerables cartas explicando su situación, los agricultores y Asaja han decidido iniciar una serie de actos reivindicativos distintos como este para pedir una solución", dice el comunicado.

 

El estado actual de estas vías es "calamitoso y propio de otros tiempos" que "creíamos que habían pasado a la historia". Esta situación ha provocado accidentes, un gran deterioro de la biodiversidad y unas pérdidas económicas que no se recuperarán jamás.