ASAJA Valladolid pide a los consumidores que compren patata nueva española

ASAJA Valladolid pide al consumidor que compre y exija patata nueva española de agricultores nacionales.

Con los lavaderos de patata de Andalucía a buen ritmo embolsando la patata nueva para los lineales de los principales supermercados e hipermercados. ASAJA VALLADOLID quiere hacer un llamamiento al consumidor para que compre patata nueva española de nuestros agricultores. Una vez que termine definitivamente la campaña en el sur, cogerá el testigo nuestra Comunidad Autónoma, en una temporada que si se cumplen las previsiones puede ser buena en precio.

 

La patata de la provincia de Sevilla esta prácticamente toda en los lavaderos y en breve se empezará a sacar la de Granada y Córdoba. Hasta ahora la calidad media es buena y salvo algunos casos que se han estropeado debido al calor por la aparición de la palomilla, la sensación en Andalucía es que se espera una cosecha de buena calidad. Este factor podría ayudar a que los patateros de Castilla y León, tuvieran un mejor precio. Cuanta más calidad hay en el sur (la primera comunidad en sacar), más demanda hay de nuestra patata en el extranjero, por lo tanto, se exporta más, y si hay menos oferta en el mercado interior, esto que redunda en beneficio de los agricultores de Castilla y León.

 

Si a este factor, le añadimos que en esta campaña se han sembrado en Castilla y León unas 1.500 hectáreas menos, esto supondría que en el mercado va haber aproximadamente unos 70 millones de kilos menos que el año pasado. Aspecto que también influiría para que hubiera un mejor precio.

 

Actualmente, el agricultor percibe por la patata nueva en el sur unos 0,35 céntimos/kilo por las patatas “top” de lavado y entre unos 0,25 y 0,28 céntimos por patatas con algo menos de calidad. Unos precios que de mantenerse serían una buena noticia para un sector que sufre constantes vaivenes de precio.

 

 Así, con una campaña de arranque cada vez más cercana y que inaugurará Salamanca, ASAJA VALLADOLID quiere hacer un llamamiento para que el consumidor compre y exija patata nueva española. Que rechace la patata vieja francesa a la que todavía se está dando salida en los lineales. Un producto mucho más barato pero infinitamente de peor calidad, que al final no compensa, porque no sirve prácticamente para nada. Sólo así, conseguiremos expulsar de nuestros lugares habituales de compra lo que ya no quieren en Francia y aquí se pueda comprar patata de calidad española, a un buen precio tanto para el agricultor como para el consumidor. Para ello, el comprador debe fijarse bien en el origen de la patata, pues a menudo, como viene denunciando ASAJA, está camuflado con intención de engañar.


Para ASAJA VALLADOLID es también importante que desde la Administración se trabaje por frenar el intento de algunos países de aglutinar la venta de semilla de patata para proteger sus intereses. Para esta organización es necesario apostar más por el uso de semilla certificada y por la Investigación y Desarrollo propia, para ser menos dependientes de esos lobbys de la semilla.

 

Recordemos que Castilla y León, con una superficie cercana a las 21.000 hectáreas, es la principal productora de España de este tubérculo, con el 40% del total nacional. Se trata de un sector productor profesionalizado, con rendimientos en la Comunidad de 43 toneladas por hectárea, superior a la media nacional y similar a los países del norte de Europa.