Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Asaja Valladolid confirma la mala cosecha este año y pide créditos blandos e infraestructuras hidráulicas

La Asociación emite un comunicado en el que recalca que, con el 90 por ciento de las tierras cosechadas, la media de kilos recogida es "bastante escasa". 

Asaja Valladolid reclama infraestructuras hidráulicas que almacenen el agua en tiempos de sequía y créditos "blandos" al 0 por ciento para afrontar unos gastos que "no cubren la inversión realizada", tras los datos que "confirman" una mala cosecha de cereal en la provincia, por "segundo año consecutivo".

 

En Tierra de Campos, prácticamente se ha segado el 90 por ciento de la superficie de cereal, y se espera que este domingo, casi la totalidad de las cosechadoras hayan terminado su trabajo. "Si hay una zona de la provincia donde se pueda hablar de desigualdad es esta, con parcelas en un mismo término con diferencias entre 3.000 y 1.000 kilogramos por hectárea", han puntualizado.

 

 

La media de la zona roza los 1.200 kilos cuando un año "normal" los agricultores pueden obtener 2.500 Kilos por hectáreal. Este 2015, el balance es "incluso peor" que el año pasado.

 

Por la zona de Peñafiel el panorama es "parecido" aunque los registros son un poco mejores. Prácticamente está cosechado el 98 por ciento con una media de unos 2.800 kilos en unas tierras que deberían acercarse a los 3.500-4.000 kilos.

 

Los guisantes en esta comarca tampoco han dado "alegrías", 1.100 kilos de media cuando deberían haber llegado en condiciones normales a los 1.800 kilos "sin problemas". "Un año escaso que ha empeorado los registros del anterior", agregaron.

 

OTRAS ZONAS

 

En Medina del Campo las cosechadoras quedan muy pocos campos por segar: el 98 por ciento de los agricultores han cosechado. Así, por el cereal tardío de media se ha sacado entre 1.000 y 1.200 kilos; en secano el centeno ha dado poco, unos 500 kilos por hectárea; los trigos, unos 2.000, y la cebada de secano que se sembró pronto ha dado prácticamente el doble que la que se sembró más tarde, unos 2200 kilos.

 

En regadío, de media se han sacado unos 1.000 kilos más que el secano. A la "mala cosecha" en esta zona, hay que añadirle un rendimiento "malo", debido al que el peso especifico medio es bajo.

 

En la zona de Portillo, los trabajos de las cosechadoras andan más retrasados pero prácticamente el 80 por ciento de las explotaciones están segadas. Por este área concreta de la provincia, pase lo que pase, los años suelen ser muy similares por unas causas o por otras.

 

La media del cereal ronda unos 1.100 kilos, mientras que lo "poco" que se sembró de guisante se segó rápidamente para forraje "viendo que no iba a granar", apuntaron las mismas fuentes.

 

Finalmente, en Cigales, aunque la situación "no ha sido buena", al final de media se han recogido unos 3.000 kilos por hectárea (800 en el caso de los guisantes). Aquí, la siega está prácticamente acabada, el 95 por ciento de las tierras se han segado y por regla general ha habido "mucha desigualdad".

 

Ante dos años consecutivos de "mala cosecha", insiste en pedir a la administración más infraestructuras hídricas e hidráulicas para almacenar el agua y utilizarla en tiempos de sequía, inversiones con las que se "evitaría" que "sigan perdiendo cosechas bien planteadas que después se desaprovechan por la sequía".

 

Además, Asaja reclama que se articulen desde la Administración en colaboración con las entidades financieras, créditos blandos a 0 por ciento de interés para poder afrontar unos gastos que "no cubren" los costes de lo invertido. "Sólo así se podría ayudar a remontar la situación a los agricultores a la espera de cosechas y precios mejores", concluyen.