Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Asaja reclama "presupuesto y compromiso" para los jóvenes que se incorporen en el campo

La OPA ha aprobado en sus órganos de gobierno las propuestas que presentará estos días en el proceso de exposición pública al proyecto de Programa de Desarrollo Rural.

La organización profesional agraria (OPA) Asaja ha valorado que la Junta de Castilla y León eleve el presupuesto del Programa de Desarrollo Rural (PDR) hasta los 1.822 millones de euros, con una financiación nacional y autonómica casi en la misma cuantía a los 969 millones de euros que llegarán de fondos europeos, aunque ha advertido que esto "no está aún seguro" y que "se tendrá que sustanciar en acuerdos políticos en próximas fechas", por lo que ha reclamado, junto con el aumento presupuestario, "más compromisos".

  

La OPA ha aprobado en sus órganos de gobierno las propuestas que presentará estos días en el proceso de exposición pública al proyecto de Programa de Desarrollo Rural para el periodo 2014-2020, programa bajo el que se desarrollan las principales líneas de la política agraria regional.

  

La organización está "muy satisfecha" con que el hecho de que la incorporación de jóvenes al campo sea una de las "medidas estrella" de este nuevo PDR, y que la ayuda "en principio sea más generosa" -pudiendo alcanzar hasta los 71.000 euros por expediente-, pero a la vez exige un "compromiso de permanencia" en el sector de diez años, en vez de los cinco que figuran en la propuesta, y todo ello con el fin de "evitar fraudes y que quien se incorpore al campo lo haga de verdad como una opción de vida de futuro".

  

Asaja espera que las medidas medioambientales del PDR tengan todas ellas un enfoque agroganadero, incluso en los fondos destinados a las masas forestales, donde deben de prevalecer las acciones silvopastorales. Y respecto a las ayudas que se gestionen desde los grupos de acción local, espera que los fondos vayan destinados a empresas y particulares que promuevan proyectos vinculados con el sector primario, excluyendo como beneficiarias a las entidades locales.

  

Asaja confía también en que, en esta nueva etapa, se dé desde el PDR un impulso a las infraestructuras agrarias, en particular las concentraciones parcelarias y las obras que conllevan las mismas, así como a la modernización de regadíos y al desarrollo de los nuevos regadíos que ya están proyectados de etapas anteriores.

  

En el paquete de medidas destinadas a compensar las desventajas de zonas de montaña y desfavorecidas, la organización agraria considera que en las zonas de montaña el apoyo "debe ser mayor", proporcional a la "mayor dificultad" que tienen estos agricultores y ganaderos tanto para desarrollar su actividad profesional, como para residir en zonas donde el acceso a los servicios básicos es más complicado.

 

En el resto de zonas, Asaja considera que la ayuda "debe de ser igual para toda la superficie", con independencia de la intensidad productiva, estableciendo si fuera preciso un límite máximo de hectáreas por explotación en función de la dotación presupuestaria y del número de peticionarios.

  

En la propuesta de "gestión del riesgo", consiste en mutualizar el riesgo de desplome en los precios de la leche de vaca, algo que la OPA apoya y espera que "se diseñe bien, sea atractiva para los ganaderos porque responda a las necesidades del sector y la experiencia sirva para extrapolarla en un futuro a otros sectores productivos donde los mercados son también muy inestables".