ASAJA pide a la Consejería que actúe ante la proliferación de topillos en Castilla y León

Las poblaciones más afectadas por esta nueva plaga de topillos, que se está intensificando con el tiempo, son Valladolid, Burgos y Palencia. 

Ante la constatación de la proliferación de topillos en Castilla y León, principalmente en el área de confluencia de Palencia, Burgos y Valladolid, aunque también hay focos en otras provincias, ASAJA ha pedido una reunión urgente con la Consejería de Agricultura y Ganadería, para planificar sin demora un plan de acción que impida el avance de una plaga que supone una grave amenaza no sólo a la producción agrícola, sino también a la salubridad de las zonas rurales.

 

Desde este invierno los agricultores han detectado focos de topillos, cuya intensidad se ha ido incrementando a lo largo de los meses. Ahora donde están más activos es en alfalfas y esparcetas, ya que el resto del cereal está prácticamente cosechado; se encuentran aglomeraciones de topillos en las pilas de paquetes que están por las parcelas, así como en cunetas de caminos, arroyos y regatos.

 

La alerta de los agricultores va creciendo por la multiplicación de estos roedores, que perciben como de mayor tamaño que en otras campañas, y por el temor de que lo que hoy es abundancia acabe siendo una plaga incontrolable, coincidiendo con el comienzo de la sementera.

 

Según los avisos que agricultores han transmitido a ASAJA, municipios afectados en Burgos son Melgar de Fernamental, Palacios de Ríopisuerga, Arenillas de Ríopisuerga, Itero del Castillo, Valbonilla, Pedrosa del Príncipe, entre otros; en Palencia se agrupan en torno a dos zonas, en el sur, en torno a La Nava (Baquerín, Mazariegos, Castromocho, Abarca, Autillo de Campos, Villatoquite, Paredes de Nava, Castil de Vela, Villarramiel, Fuentes de Nava…), y en la zona norte (Arconada, Marcilla, Osorno, Las Cabañas de Castilla, Villasabariego-Valde-Ucieza)…). También hay municipios de Valladolid afectados, como Gatón de Campos.

 

Ante esta situación, ASAJA ha pedido una reunión urgente con la Administración para evaluar el problema, así como para que se informe sobre los controles, visitas realizadas a parcelas y conteos de población de topillos. Asimismo, ASAJA pide que se planifique un calendario de actuaciones para afrontar tanto la situación actual como el previsible aumento de roedores, planificando de antemano las medidas de urgencia que sean necesarias, principalmente quemas controladas (en concordancia con la Consejería de Medio Ambiente), así como laboreos o, excepcionalmente, el uso de rodenticidas.

Noticias relacionadas