ASAJA obtiene la reducción de la presión sobre el ganadero en el saneamiento

La Junta de Castilla y León ha aceptado una de las propuestas planteadas por ASAJA que evitará que las explotaciones T3 históricas que tengan un problema puntual tengan que hacer dos saneamientos más. Asimismo, ha solicitado que se amplíe el plazo de 7 días que tienen los ganaderos para comunicar los nacimientos en explotaciones extensivas.

El director general de Producción Agropecuaria e Infraestructuras Agrarias de la Junta de Castilla y León, Jorge Llorente, ha comunicado hoy, durante la reunión que ha mantenido con las organizaciones agrarias para analizar los resultados de la última campaña de saneamiento ganadero en la Comunidad, que acepta una de las propuestas que le había realizado ASAJA para aliviar la presión que tienen los ganaderos que dan positivo en casos de tuberculosis bovina, dentro de las medidas del Plan Nacional de Erradicación de la Tuberculosis.

 

ASAJA lleva varios meses trabajando con la Junta de Castilla y León para mejorar la situación de los ganaderos y, en consecuencia, la Administración ha aceptado su propuesta vinculada a las explotaciones T3 históricas, que son aquellas que llevan más de 3 años sin animales positivos por tuberculosis.

 

La actual normativa obliga a estas explotaciones, ante la aparición de un animal con una reacción positiva en la prueba que se practica en piel, a someterse a dos pruebas anuales de saneamiento durante los tres siguientes años para recuperar dicha calificación, siempre y cuando no vuelvan a aparecer animales positivos.

 

Sin embargo, a partir de ahora las explotaciones T3 históricas que tengan un animal positivo en la prueba que se realiza en piel, pero que no sea confirmado en laboratorio, y que en el siguiente saneamiento no tengan animales positivos en piel, recuperarán la calificación T3 histórica de manera inmediata, y no tendrán que hacer 2 saneamientos al año. De esta forma, el ganadero se ahorrará tener que encerrar más veces sus animales, con el riesgo que eso conlleva y recuperará de manera rápida una mayores preocupaciones.

 

Por otra parte, ASAJA ha aprovechado para solicitar que se amplíe el plazo de 7 días que tienen ahora los ganaderos para comunicar a la Administración los nacimientos que se producen en sus explotaciones de extensivo. Desde el punto de vista de Organización Agraria ese plazo es excesivamente corto por las peculiaridades que presentan dichas explotaciones, y conlleva un aumento muy importante de la burocracia tanto para el ganadero, como para la propia Administración. ASAJA considera que la ampliación de dicho plazo conllevaría un mejor aprovechamiento del tiempo y los recursos del ganadero y de la Administración.