Asaja no está de acuerdo con las prioridades de pago de la Consejería

La organización agraria ASAJA de Castilla y León critica que la consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta haya relegado a los agricultores y ganaderos a los últimos lugares en las prioridades de pago para liberar 47,6 millones de euros del Programa de Desarrollo Rural.

El departamento de Silvia Clemente tiene cuentas pendientes millonarias con los agricultores al adeudar cientos de expedientes de mejora de estructuras de explotaciones agrarias, ayudas agroambientales –incluso de la campaña 2013–, y ayudas a zonas de montaña y desfavorecidas, entre otras.

 

En el pago que anunció en el día de ayer la consejera, se destina a los agricultores tan solo el 10,9% del reparto, en concreto 5,2 millones de euros, mientras que las partidas más abultadas van a las empresas que están ejecutando obra pública en regadíos (32,3%), las industrias agroalimentarias (21%), y los Grupos de Acción Local (35,7%).

 

ASAJA considera que pagar primero a las industrias agroalimentarias y a las empresas constructoras que ejecutan obra pública rural que a los agricultores y ganaderos, “es poner el carro delante de los bueyes.

 

Los agricultores y ganaderos, como pequeños empresarios autónomos, están entre los más legitimados para cobrar en tiempo y forma de la Administración los fondos a los que tienen derecho”. ASAJA de Castilla y León cree que, pasado este momento político en puertas a unas elecciones, en el que las administraciones suelen ser diligentes en los pagos para recabar votos, las deudas con el sector agrario se pospondrán de nuevo por varios meses, y se dará carta de naturaleza a la mala praxis política, a la que se nos ha acostumbrado en los últimos años, de liberar el dinero de las ayudas cuando el beneficiario ya casi se había olvidado de ellas.