ASAJA exige que se deje de sancionar a los ganaderos hasta que se clarifique la normativa aplicable a los vallados eléctricos

Vallados eléctricos

La organización agraria de Ávila solicita a Industria que arroje luz al respecto y entiende que no es necesario realizar trámite alguno para su instalación

La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila ha reclamado que la patrulla del SEPRONA de Navarredonda de Gredos deje de sancionar a los ganaderos que cuenten con vallados eléctricos hasta que el Servicio Territorial de Industria de la Junta de Castilla y León se pronuncie sobre la normativa aplicable a este tipo de instalaciones. ASAJA entiende que por su bajo nivel de riesgo y su carácter móvil no es necesario realizar trámite alguno ante el Servicio de Industria, como se ha hecho hasta la actualidad en toda la provincia.

 

La organización profesional agraria recuerda que la instalación de vallados eléctricos es una práctica que los ganaderos realizan de forma habitual sin entrañar riesgo alguno y lamenta que las denuncias del SEPRONA, que no se habían producido hasta ahora, estén perjudicando a los ganaderos, disuadiéndolos de instalar este tipo de herramientas para ejercer su profesión.

 

ASAJA de Ávila subraya que estos vallados no son instalaciones fijas puesto que se mueven para acotar los pastos al ganado, por lo que no les es de aplicación el Reglamento Electrotécnico para baja tensión, y así se lo ha trasladado al Servicio Territorial de Industria de la Junta de Castilla y León en un escrito, en el que le pide que clarifique esta situación.

 

Además, ASAJA considera que tienen un nivel muy bajo de riesgo que no es el que estipula esta normativa, por lo que no es lógico que estén sometidas al denominado régimen general, lo que supondría que el ganadero tendría que contar con un proyecto visado y firmado por un ingeniero industrial, además de recibir el visto bueno de Industria y que un instalador acometa la instalación y dé de alta el boletín necesario.

 

ASAJA reitera que para la instalación de vallados eléctricos no es necesario realizar trámite alguno, y lamenta las trabas que se están imponiendo a quienes deciden apostar por el medio rural. Una situación que lejos de mantener el tejido económico y social de los municipios abulenses va en detrimento de los municipios y frena el relevo generacional en este sector.

 

En otro escrito, en este caso registrado en la Subdelegación y dirigido al Subdelegado del Gobierno de Ávila, la organización profesional agraria solicita que la patrulla del SEPRONA de Navarredonda de Gredos, hasta que Industria aclare si es necesario o no aplicar esta normativa a los vallados eléctricos, deje de sancionar a los ganaderos de la comarca.