Asador, mesón, bodega o micológico: así será la catalogación de los restaurantes de Castilla y León

Los restaurantes de Castilla y León podrán especializarse y ser catalogados como asador o mesón además de como 'restaurante bodega' y 'restaurante micológico' según el Decreto aprobado el jueves por el Consejo de Gobierno.

En concreto, el Decreto de la Consejería de Cultura y Turismo incorpora la especialidad de restaurante bodega al considerarse algo característico en la Comunidad, vinculada a la importancia del sector vitivinícola, como también recoge La Rioja, y la de restaurante micológico para desarrollar la oferta micoturística que se incluye en el Programa de Movilización de los recursos forestales de Castilla y León 2014-2022.

 

Además, se mantienen las especialidades de asador, que se caracteriza por ofrecer como parte fundamental de su menú asados de carnes, y de mesón, establecimiento que se caracteriza en este caso por estar ambientado con motivos y mobiliario rústico acorde con su localización.

 

Por otro lado y según explicó la portavoz de la Junta, Rosa Valdeón, para los bares se incluye la única especialidad de gastrobar, "que ha sido una sugerencia del sector y se caracteriza por servir tapas y raciones de autor entendidas éstas como las elaboradas empleando los mejores ingredientes, altas técnicas de cocina y presentación de forma innovadora".

 

En el Decreto se establece el "carácter voluntario" de la utilización de productos de calidad reconocida y de vinos de las denominaciones de origen de Castilla y León, unas requisitos se tendrán en cuenta para la categorización de los establecimientos de restauración, restaurantes y salones de banquetes y se vinculan además a las especialidades como son las del mesón o gastrobar.

 

ESPECIALIZACIÓN VOLUNTARIA

 

El CES ha destacado a este respecto en su informe que es importante disponer de una red de establecimientos con capacidad de ofrecer una "respuesta atractiva a la demanda, competitiva con las de otras comunidades limítrofes y que ponga en valor los productos de la Comunidad". Además, significó Valdeón, indica que valora que tenga carácter voluntario la opción sobre la especialización de éstos establecimientos.

 

Por su parte, para identificar la especialidad del establecimiento de restauración se han diseñado unos distintivos específicos, junto con la placa que se mantiene para identificar a cada tipo de establecimiento según su categoría, "facilitando así a los clientes el reconocimiento de su especialización".

 

También se recoge un régimen específico para establecimientos de restauración (restaurantes, cafeterías y bares) situados en centros comerciales, aeropuertos, museos, auditorios, polideportivos, piscinas, centros cívicos, sociales o asistenciales, o grandes superficies en general que podrán carecer de aseos propios "siempre que en éstos existan aseos públicos de libre acceso abiertos permanentemente durante el horario de apertura" y "siempre que los titulares de los establecimientos puedan garantizar la disponibilidad de estos servicios".

 

Con la nueva norma se posibilita que los establecimientos de restauración que se encuentren situados dentro de otro tipo de establecimiento de alojamiento turístico y que pertenezcan al mismo titular puedan compartir las instalaciones y se rigen por la normativa de restauración.

 

Por último, se crea la Mesa de la Gastronomía de la Comunidad de Castilla y León como órgano especializado de participación y asesoramiento en materia de promoción y difusión de la gastronomía de Castilla y León con la finalidad de impulsar su consolidación y puesta en valor a nivel nacional e internacional como recurso turístico y cultural de relevancia estratégica.

 

Valdeón aclaró que la nueva ordenación no afecta a los establecimientos que ya estén inscritos en el Registro de Turismo en la fecha de su entrada en vigor que podrán seguir funcionando sin realizar ninguna comunicación administrativa ni adaptación de sus establecimientos.

 

"En el caso que si realicen modificaciones sustanciales, cambien de categoría o soliciten una especialidad, le será de aplicación el contenido íntegro del Decreto", advirtió también la portavoz, quien explicó que la nueva norma establece una regulación de mínimos para no dificultar el desarrollo del sector y la aceptación de la continua innovación.

 

Finalmente, se simplifican la tramitación a través de los procedimientos administrativos con la presentación de la declaración responsable para el acceso al ejercicio de la actividad turística con el objetivo de suprimir obstáculos administrativos en el marco normativo para el establecimiento de las empresas de acuerdo con la normativa de Estímulo a la Creación de empresas.

 

Así, se incorpora a la normativa la posibilidad de presentarla a través de medios electrónicos lo que facilita y agiliza la tramitación, disminuye costes y aumenta la calidad y eficacia de las relaciones entres la Administración y la ciudadanía, "garantizando al mismo tiempo la seguridad jurídica".

 

Además y como ha señalado el CES en su informe, con la previsión de la dispensa de requisitos se hace posible una "cierta flexibilización" en la aplicación de los requisitos exigibles, "que siempre es bueno para atender a casos concretos".

 

En la elaboración de este Decreto se han tenido en cuenta las aportaciones de los representantes del sector a través del Consejo Autonómico de Turismo de Castilla y León y de reuniones sectoriales específicas con distintos profesionales. Además, se han podido presentar alegaciones y sugerencias al contenido de la propuesta de Decreto en la página web de la Junta de Castilla y León, a través de la participación en el Gobierno Abierto.