Arroyo de la Encomienda se moderniza con una nueva residencia para 235 ancianos

A la derecha el director general de Gerovida, Diego Ortega, en la visita al centro con el alcalde de Arroyo, José Manuel Méndez, en el centro. BORIS GARCÍA
Ver album

El centro, pendiente de una última licencia de la Junta para abrir sus puertas en los próximos días, ha costado 7’5 millones de euros y ha generado cien empleos.

En Arroyo de la Encomienda siguen paso a paso para convertirse en una de las zonas con más trascendencia de Valladolid con el avance de los años. Esta vez la novedad llega en forma de residencia para personas mayores que abrirá sus puertas “en pocos días”, tal y como ha explicado el director general del centro Gerovida, Diego Ortega, en cuanto se lleve a cabo una última licencia de la Junta de Castilla y León.

 

Ha sido el propio Ortega el que ha ejercido de anfitrión en la visita del alcalde de Arroyo, José Manuel Méndez, a esta residencia que cuenta con 235 plazas, de las que ya están ocupadas “cerca de 130”.

 

“Es una gran apuesta que hayan decidido crear este centro aquí, en Arroyo”, comenzaba el alcalde, claramente satisfecho tras visitar las instalaciones. “Se trata de un proyecto de primera división, que servirá para que sigamos creciendo”. Efectivamente, las instalaciones, que han costado cerca de 7’5 millones de euros y han generado cien empleos, son de última generación.

 

“Nos hemos encontrado con grandes facilidades por parte del Ayuntamiento desde el primer momento”, siguió Ortega. “Queremos poder contar con un buen modelo arquitectónico, porque la zona en la que estamos ya es buena de por sí”. Y es que a los cercanos servicios que se encontrarán los ancianos, tales como tiendas, pasos peatonales, farmacias o cafeterías, se incluyen las zonas ajardinadas del propio centro y los alrededores.

 

Además, desde Gerovida Arroyo se ha querido destacar el programa ‘En mi casa’, un innovador trato hacia las personas mayores que permitirá que desconecten lo menos posible de sus familias para seguir sintiéndose integrados. “Consiste en traer al centro el hogar que han dejado en sus casas para continuar con su proyecto de vida. Por ejemplo, que puedan traer un sofá cama a nuestras instalaciones o que sus familiares les visiten de forma más continuada de lo que sería habitual en otras residencias”.

 

Así, en próximos días este centro abrirá sus puertas “para tratar a las personas mayores como merecen”, como ha explicado con una sonrisa el alcalde José Manuel Méndez.