Arreglan la esclusa séptima del Canal y el barco Antonio de Ulloa recuperará sus viajes el día 15

Imagen del Barco Antonio de Ulloa remontando la esclusa séptima.

La esclusa ha estado parada casi un año a la espera de los correspondientes permisos del Ministerio de Cultura y la Confederación para poder arreglar las compuertas de este ingenioso artilugio del Canal de Castilla, recuperado para el turismo.

El próximo 15 de marzo el barco Antonio de Ulloa reanudará sus viajes hasta la esclusa séptima después de casi un año de su suspensión, por una avería en el funcionamiento de las compuertas del artilugio que permite a la embarcación remontar el desnivel del terreno.

 

A pesar de que cómo se publicó en este periódico las obras deberían haber estado finalizadas en el pasado mes de julio, el responsable del centro de recepción de viajeros del Canal, perteneciente a la Diputación, José Miguel Román, explica que al ser un monumento declarado Bien de Interés Cultural (BIC) “ha habido que pedir permisos al Ministerio de Cultura y a la Confederación Hidrográfica del Duero y los trámites han llevado mucho tiempo”, dice Román.

 

Las obras han consistido en la sustitución de una de las vigas de las compuertas que “por el uso se ha desgastado”. “La intervención no era demasiado compleja y en apenas quince días han acabado las obras”. Los viajes se reanudarán a partir del próximo día 15 todos los jueves, sábados y domingos.

 

Cabe señalar que el Canal en sus 207 kilómetros disponía de medio centenar de esclusas para superar un desnivel total de 150 metros. La esclusa séptima fue recuperada en primavera de 2005 (378.000 euros) para ampliar la navegabilidad del Antonio de Ulloa y para que los viajeros comprendieran in situ cómo funcionaban estos ingeniosos artilugios, a modo de ascensores hidráulicos.

 

LA ESCLUSA SEXTA TAMBIÉN AVERIADA

 

A dos kilómetros de distancia de la esclusa Séptima, se encuentra la Sexta que en 2009 se rehabilitó con una inversión de 400.000 euros, que permitía aún más si cabe que el barco recorriera unos kilómetros más en su trayecto.

 

Casualmente esta esclusa también se encuentra averiada, aunque en este caso tal y como señala José Miguel Román existe un problema en la estructura de piedra que tendrá que acometer la Confederación Hidrográfica del Duero, titular del Canal de Castilla. Román dice que una vez se repare se estudiará si hay demanda suficiente para organizar viajes hasta el lugar, “ya que supone toda una mañana en el barco”.

 

El tramo de poco más de 10 kilómetros del ramal de Campos del Canal de Castilla a su paso por la provincia de Valladolid fue objeto hace unos años de un ambicioso plan de recuperación de la navegación en el que se invirtió más de cuatro millones y que tuvo como ejes principales la recuperación ambiental de las riberas, la construcción de la embarcación eléctrica, la restauración de los almacenes de la dársena riosecana y la rehabilitación de la esclusa.

Noticias relacionadas