Armstrong: "Estoy pagando un alto precio, pero me lo merezco"

Reconoce haber perdido sus "ingresos futuros" y cifra en 75 millones de dólares las pérdidas cuando sus patrocinadores le dejaron "en un par de días".

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS)

 

   El exciclista estadounidense Lance Armstrong recalcó que se merece estar "pagando un alto precio" por todo lo que está sucediendo alrededor de su persona tras descubrirse que se dopó durante su carrera, y subrayó que todo le ha costado perder sus "ingresos futuros".

 

   Esta madrugada del viernes al sábado se emitió la segunda parte de la entrevista de Oprah Winfrey al texano, con una vertiente mucho más personal y relacionada con sus sensaciones por lo que ha pasado y su impacto en la familia y en lo económico.

 

   Así, Armstrong reconoció sentirse "deshonrado, humillado y avergonzado", y que seguramente el peor momento fue cuando le sugirieron que se desvinculase de la Fundación Livestrong, la que fundó cuando superó el cáncer.

 

   "Me llamó 'Nike' y no fue el momento más humillante. Me dijeron que obviamente se largaban, y después, en un par de días, todo el mundo se largó y no fue el momento más humillante. Sabía que esto pasaría, la historia se nos estaba yendo de la manos y se convirtió en mi peor pesadilla", afirmó Armstrong.

 

   Sin embargo, aún le quedaba recibir la comunicación de Livestrong. "Recibí dos llamadas. La primera para dejar la presidencia y seguir involucrado, pero no fue suficiente para los aficionados. Luego hubo una segunda para decirme que no sólo debía dejar mi cargo, si no que me pidieron que me desvinculara", apuntó.

 

   "La Fundación era como mi sexto hijo y fue difícil. Era consciente de que no me forzaron, me lo sugirieron. Era lo mejor, pero me dolió muchísimo. Fue el golpe más bajo", prosiguió el exciclista estadounidense, que está "en el inicio" del proceso de enfrentarse a sus "demonios", aunque espera "sobrevivir".

 

   Amstrong, que indicó que no creía que el dopaje influyese en su cáncer y que "ningún médico" se lo ha "sugerido", se sentía "un tipo invencible". "Todavía está aquí, necesita este proceso, está comprometido de este proceso", advirtió. Por ello, entiende el "enfado" de los que confiaron en él. "Se sienten traicionados. Me apoyasteis al límite y os mentí, lo siento. Me comprometo a pasar el tiempo que sea para compensar el daño, aunque sé de sobra que no se puede", añadió.

 

   El americano reconoció a Winfrey que quiere "volver" a participar en pruebas deportivas. "Soy un competidor, me encanta correr, me encanta la disciplina. No en el Tour, pero hay un montón de cosas diferentes que puedo hacer. Me gustaría correr el Maratón de Chicago con 50 años, me encantaría tener la oportunidad de volver a competir", aseguró.

 

   "Creo que me lo merezco, por supuesto que me merezco el castigo", aseveró Armstrong, que sabe que fueron a por él "a muerte" y que los que testificaron en su contra fueron sancionados con "seis meses" . "Esto es muy complicado, estoy haciendo terapia de manera permanente. Por supuesto que tengo remordimiento, también en el futuro, esto son solo mis primeras acciones. Estoy pagando un alto precio, pero me lo merezco", recalcó.

 

"LE DIJE A MI HIJO QUE NO ME DEFENDIESE NUNCA MÁS"

 

   En este sentido, sabe que "otro fallo" fue el colgar la foto en su perfil de 'Twitter' con los siete maillots del Tour de Francia tras conocerse la 'Decisión Razonada' de la USADA. "Era mostrarme más desafiante", afirmó.

 

   A partir de ahí, la entrevista entró en el terreno más personal, en lo que sintieron sus seres más queridos. Su primera mujer, Kristin, le dijo que "hablase", pero no tuvo "curiosidad". "Quizás no quería saberlo. Supongo que la protegí un poco de aquello. Es la única a la que pregunté si podía hacerlo (confesar), necesitaba su bendición. Me puso como condición que nunca volviese a cruzar esa línea y le dije que trato hecho. Era un compromiso serio", puntualizó.

 

   Armstrong , que dejó claro que "sí" le ha dicho a alguien toda la verdad, aseguró que espera "ganar" cuando vuelva y se mostró decepcionado por el tercer puesto que logró en el Tour de Francia de 2009, cuando retornó. "Esperaba ganar, pero me dije: 'Te han ganado dos tipos mejores' (Alberto Contador y Andy Schleck). Hice todo lo posible en los entrenamientos y me dieron una paliza", resaltó.

 

   Volviendo al terreno familiar, contó sus sensaciones cuando se lo tuvo que contar a su hijo mayor, Luke. "Es suficientemente mayor para saber lo que está pasando. Le oí defenderme y tuve que hablar con él. Le dije que quería que supiera la verdad y le dije: 'Luke no vuelvas a defenderme, nunca, simplemente di que me arrepiento'. Y dijo que vale, que me quería, que era su padre y eso no cambiaría. Ha actuado más maduro y tranquilo, se parece más a Kristin que a mí", admitió. "Las gemelas no dijeron mucho, simplemente lo aceptaron", añadió, mientras que su madre está "hundida". "Es una mujer fuerte y hasta que no la vi no me he dado cuenta que le pasó factura", declaró.

 

   Ahora, "egoístamente" le gustaría que la USADA le levantase la sanción, pero que "siendo realista" no cree que pase. Además, subrayó que no intentó sobornar a la agencia. "En la 'Decisión Razonada no estaba eso. No es cierto, nadie me representó. Creo que se dijo que fueron 250.000 dólares, lo sabría", advirtió.

 

   "He perdido todos mis ingresos futuros", recalcó Armstrong. "75 millones de dólares que desaparecieron y puede que nunca vuelvan", le cifró a la entrevistadora las pérdidas que le supuso la marcha de sus patrocinadores.

 

"NO PUEDO VOLVER A PERDER EL RUMBO"

 

   Pese a esto, no piensa que esto sea "lo peor" de su vida, comparándolo con el cáncer. "Es un tema cerrado, pero soy optimista y me gusta mirar hacia adelante. Esto me volvió a hacer mirar hacia atrás", prosiguió el texano al que le daría "una apoplejía" si alguno de sus hijos actuara en el futuro como hizo él.

 

   "No sé lo que me espera ahí fuera, me he lanzado, pero no sé lo que va a pasar, es algo que hubiera vuelto loco en el pasado. Tras el cáncer, me volví mejor y más inteligente, ahora también, pero no puedo volver a perder el rumbo y no estoy en condiciones de hacer promesas, ese será el mayor reto de mi vida, no volver a meter la pata. El peor delito ha sido mentir a las personas que me querían y que creyeron en mí", sentenció Armstrong.

Noticias relacionadas