Armas Marcelo: "Umbral era un malabarista de la metáfora y un prestidigitador de la palabra"

Armas Marcelo, en la Feria del Libro de Valladolid. A.MINGUEZA

El escritor canario no ha escatimado elogios hacia la figura del homenajeado este mediodía en la 48 Feria del Libro de Valladolid, que ha celebrado el ‘Día Umbral’.

"Umbral es un tótem de la lengua. Uno podría estar más o menos de acuerdo con su forma de ser y con las cosas que decía, pero lo que no se puede negar es que era un malabarista fundamental de la metáfora literaria y un prestidigitador de la palabra. Uno podía molestarse por un artículo, pero nunca pasaba inadvertido. El resultado de la obra de Umbral es insaltable, no hay manera de cargarse una obra de Umbral. Me parece un escritor descomunal". J.J. Armas Marcelo no ha escatimado elogios hacia la figura del escritor homenajeado este mediodía en la 48 Feria del Libro de Valladolid, que ha celebrado el ‘Día Umbral’.

 

El autor canario ha acompañado a la viuda de Francisco Umbral, María España, y ha entablado una conversación con el crítico Santos Sanz Villanueva y el periodista y poeta Carlos Aganzo sobre la figura del autor al que se rendía tributo un año más. Momentos antes del acto, J. J. Armas Marcelo se ha mostrado entusiasmado por haber incluido ya para siempre el nombre del autor de Mortal y rosa a su currículum, gracias al Premio Francisco Umbral al Libro del Año por su novela Réquiem habanero por Fidel.

 

"Es un gran privilegio porque lleva el nombre de Umbral y mi biografía literaria llevará pegado el nombre de Umbral ya para siempre. Cuando me comunicó María España que había ganado el premio, le dije: estoy bailando en una pata".

 

Armas Marcelo ha imaginado una Cuba después de Fidel Castro en esa obra y en un encuentro con los periodistas ha deseado que la novela "cobre una actualidad definitiva cuando se muera Fidel, porque está ahí secándose y no se acaba de morir".

 

Entre bromas y veras, el autor comparó a Castro con "los ancianos que no quieren morirse, que le hacen un flaco a su favor a su familia, que está esperando la herencia". Durante el homenaje, ha insistido en esta idea: "Mi obsesión por Fidel ha ido bajando, ahora mi obsesión es que muera bien y que muera pronto". "Lo que más me gusta de este libro es que se hayan divertido los cubanos", ha comentado antes de añadir que "Cuba es tan inteligente como alegre".

 

También ha anunciado que está trabajando en una próxima novela, Cuatro veces mariposa, protagonizada por cuatro mujeres de una misma familia, de cuatro generaciones. «Creo que es mi Cien años de soledad», ha señalado. Además, prepara un ensayo sobre Mario Vargas Llosa.