Ardanza cree que PNV y PSE están "condenados a entenderse" y sería "un buen momento para volver a tender puentes"

Ardanza (PNV)
Considera necesario solucionar la situación de las víctimas y dice que "habría que estar negociando con ETA la política penitenciaria"


BILBAO, 14 (EUROPA PRESS)

El exlehendakari José Antonio Ardanza cree que el PNV y el PSE-EE están "condenados a entenderse" y considera que "éste sería un buen momento para, nuevamente, volver a tender puentes" entre estos dos partidos, aunque reconoce que "estas cosas requieren un cierto tiempo y hace falta calmar las aguas".

En una entrevista concedida a ETB, recogida por Europa Press, Ardanza ha señalado que "el PSOE y el PNV representan de alguna forma las dos grandes sensibilidades de este país, la vascoespañola y la nacionalista vasca, y en los dos converge un principio fundamental, y es que, históricamente, son dos partidos que nacen con una vocación demócrata total y absoluta".

"Juntos estuvimos en la trinchera durante 40 años de dictadura, por tanto nos conocemos profundamente, y juntos hemos estado durante bastantes años en los gobiernos de coalición que yo estuve presidiendo", ha destacado, para recordar que "esa situación, desgraciadamente, se rompe con Nicolás Redondo en junio del 98, no se rompe con Ibarretxe".

Tras reconocer que "luego ha habido dificultades en el entendimiento y sobre todo, en estos últimos tres años con un gobierno del PSE, con el apoyo del PP, todavía esa confrontación va más lejos", Ardanza ha considerado que "éste sería un buen momento para, nuevamente, volver a tender puentes entre esos dos partidos que han sido soporte democrático de este país durante mucho tiempo".

El exlehendakari ha afirmado que "estas cosas requieren un cierto tiempo y hace falta calmar las aguas". En ese sentido, ha indicado que el PNV "ha terminado todos sus deberes, ya tiene nuevo presidente y ya está todo esta en marcha" y ha señalado que el PSE "todavía está pendiente de un congreso este próximo febrero", del que "ojalá salgan para bien, con una proyección clara de futuro".

PRESOS

En referencia a la manifestación de este sábado por los derechos de los presos, ha considerado que el PNV "hizo muy bien" en no acudir, a la vez que se ha mostrado en contra de la actual política penitenciaria y ha asegurado que, "desde ese punto de vista", no tienen "ningún problema conceptual en apoyar la manifestación de ayer" porque la actual política penitenciaria no le parece "la correcta", ni se "ajusta estrictamente al derecho previsto".

Tras rechazar la 'doctrina Parot', ha dicho que tampoco "comparte que, habiéndose producido un desestimiento de ETA por derrota, mínimamente no se quiera aceptar que el daño que se ha causado esta ahí presente, para no obtener nada".

Según ha recordado, "en este momento Sortu, que ha sido ya legalizada y está en su proceso de elecciones internas, nace con el mismo Estatuto al cual decían combatir y con la misma Constitución que en sus estatutos apoyan, proclaman y respetan". "¿Qué es lo que han conseguido?. Reconozcan cuando menos el daño tan tremendo que han causado, con tantas victimas, tantos asesinatos, extorsiones, secuestros y sufrimiento de mucha gente amenazada", ha pedido.

En su opinión, "si se produce esa situación, probablemente la sociedad va a ser mucho más sensible a sus reivindicaciones con los presos". Asimismo, ha asegurado que, "personalmente", estará "siempre dispuesto a trabajar en la defensa de los derechos de los presos, porque, aunque sean presos, tienen derechos", pero, al mismo tiempo, ha advertido, "tendrán que convencer a la sociedad de que si son presos es por algo, es porque han cometido delitos, no son héroes, tendrán que reconocer sus errores del pasado".

A su entender, estas cuestiones se tiene que resolver "en mesas discretas, cada cual tiene que ir dando pasos que vayan, poco a poco, convergiendo en una solución definitiva, porque mientras existan presos no podremos decir que se ha resuelto el problema de ETA".

Por otro lado, ha señalado la necesidad de "resolver y dar una respuesta a la situación de las víctimas", que es "sangrante" y ha considerado que con ETA, en este momento, "hay ya muy poco que negociar" y cree que "lo que habría que estar negociando con ETA es la política penitenciaria".

AJURIA ENEA

En relación al acuerdo de Ajuria Enea, ha considerado que se ha ido "para atrás en lo que es la política penitenciaria y en lo que eran las expectativas del logro de la paz y en qué condiciones se iba a producir la paz".

En ese sentido, ha recordado que en el acuerdo de Ajuria Enea "lo que se estaba planteando era tratar de convencerle, no sólo a ETA, sino al mundo civil que apoyaba a ETA, de la necesidad y de la conveniencia de un desestimiento de la lucha armada en base a principios éticos y democráticos, haciéndole ver, a esa sociedad que podía estar apoyando ese comportamiento de ETA que en democracia todas las ideas son absolutamente legítimas y se pueden defender, sea la soberanía, la independencia o la estatalidad".

"A partir de ahí- ha indicado- se planteaba, con vistas a lo que pudiera ser el desestimiento por parte de los presos de ETA en las cárceles, los procesos de reinserción, siempre y cuando definitivamente desistieran de la lucha armada para la consecución de fines políticos se incorporaran a la democracia".

Ardanza ha señalado que el fin de ETA "se ha producido ya" porque se ha producido el "desestimiento de ETA", pero "no se ha producido tal y como nosotros pretendíamos por la convicción de los principios éticos y democráticos, sino porque se han visto derrotados social, política y policialmente".

Por otro lado, ha subrayado, está la política penitenciaria y ha afirmado que "hoy en día, la 'doctrina Parot' hubiera sido inconcebible en los tiempos del acuerdo de Ajuria Enea porque se estaba haciendo permanentemente un llamamiento a los presos, a la reinserción, a los indultos y hoy eso está mucho más complicado".

Ardanza no cree que la voluntad de llegar a grandes acuerdos de los partidos políticos sea la misma en este momento que hace 25 años, aunque ha considerado que "hay que darle tiempo al tiempo". Según ha subrayado, las circunstancias "son distintas y hay que tener en cuenta que en 1987, cuando tenemos que tomar la decisión de intentar un gran acuerdo, estamos viviendo una situación de desempleo del 22 por ciento y en este momento estamos en el 12 por ciento".

Además de esa situación de crisis económica, ha recordado, "lo que teníamos era una ETA que estaba matando y asesinando de una manera brutal". "Esa situación tan tremenda, con todos los partidos a la greña, llevó a un momento en que o llegábamos a un entendimiento básico universal o nos tenemos que ir todos a casa", ha dicho, para añadir que "esa situación de necesidad tan tremenda hizo que los partidos llegasen a ese acuerdo".

En la actualidad, ha destacado que "no tenemos el problema de ETA" y "la crisis económica es la que nos está apretando", pero ha confiado en que se llegue "a grandes acuerdos, porque las circunstancias en este momento demandan acuerdos".

Según ha afirmado, "a los pocos meses de unas elecciones, con los resultados correspondientes, cada cual está todavía curándose las heridas y eso requiere un cierto tiempo". No obstante, espera que "en unos meses estemos viendo aproximaciones importantes entre los partidos".

En cuanto a la designación de Andoni Ortuzar como nuevo presidente del EBB del PNV, Ardanza cree que va a poder aportar "muchas cosas" porque es "un hombre que tiene ya una larga experiencia política, de un talante muy abierto, y no es nada sectario ni intolerante".