Archivada la denuncia por múltiple violación en Málaga porque la juez no considera demostrado el delito

La titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Málaga ha decretado este miércoles el archivo de la denuncia por la presunta violación de una joven de 20 años el pasado domingo en el recinto ferial de Cortijo de Torres de la capital malagueña.

El archivo se produce una vez que las declaraciones de los implicados y de testigos y el análisis de las pruebas no demuestran que se haya cometido delito, según han informado a Europa Press fuentes judiciales.

 

La joven fue encontrada en la mañana del domingo por agentes de la Policía Local en la calle Cuevas del Becerro, frente al auditorio municipal. La chica, aunque desorientada, pudo facilitar la descripción de sus presuntos agresores, asegurando, además, que uno de ellos habría grabado todo con su teléfono móvil.

 

Finalmente, los agentes dieron con ellos: dos fueron localizados en las inmediaciones del recinto ferial, mientras que los otros tres se encontraban en la barriada de La Corta, de donde todos eran vecinos.

 

EN LIBERTAD CON CARGOS

 

Este pasado martes la juez decretó la puesta en libertad con cargos de los tres jóvenes mayores de edad, imputándoles inicialmente los delitos de violación y robo con violencia, ya que, al parecer, la denunciante aseguró que le habían quitado el bolso y el teléfono móvil. Además, les impuso como medida cautelar una orden de alejamiento hacia la chica.

 

En cuanto a los dos jóvenes de 17 años, fueron enviados este pasado lunes a sendos centros de internamiento tras haber pasado a disposición de la Fiscalía de Menores.

 

La investigación, no obstante, continuaba abierta para esclarecer si se trató de una relación consentida o forzada. Finalmente, la magistrada ha decretado el archivo de las actuaciones contra estos jóvenes.

 

GRABACIÓN

 

La Policía Nacional, encargada de la correspondiente investigación, solicitó al juzgado que analizara el contenido de los teléfonos móviles incautados a los arrestados.

 

A tenor de lo declarado por la víctima, uno de los jóvenes grabó las imágenes de la supuesta agresión sexual, por lo que el análisis de los terminales móviles se convertía en uno de los principales elementos para esclarecer la participación de cada uno de los implicados.

 

Se trata de un caso en el que las versiones de los implicados han sido completamente opuestas. Mientras la chica, que trabajaba en una caseta de la Feria, aseguró en todo momento que había sido forzada, dos de los jóvenes admitieron haber tenido relaciones con ella, pero consentidas.

 

Este suceso ha generado polémica. Por una parte, por el dispositivo de seguridad en la Feria, cuyo refuerzo demandaban los grupos de la oposición en el Ayuntamiento, PSOE e IU; por otra, por la interpretación que se hizo de unas declaraciones del alcalde, Francisco de la Torre, tras conocerse los hechos.