Arantza Quiroga dimite como presidenta de los populares vascos

Arantza Quiroga

La presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, ha dedidido presentar su dimisión como máxima dirigente del partido, tras una decisión "reflexionada" que ha comunicado por dos veces a la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal.


 

La presidenta del PP vasco, Arantzqa Quiroga, quien este miércoles ha anunciado su dimisión en su cargo, ha afirmado que volvería a presentar "una y mil veces" la moción que ha ocasionado su abandono de la dirección del partido en Euskadi porque el PP debe ser "vanguardia en la búsqueda de la convivencia, verdad y justicia con las víctimas".

 

En rueda de prensa en San Sebasgtián, en la que ha sido su primera comparecencia tras seis días de ausencia una vez retirada la moción para crear una ponencia de libertad y convivencia, ha asegurado que, aunque "ahora no ha sido posible", dentro de un tiempo "se volverá a hacer" y ha deseado que quienes estén al frente del partido "sean valientes para verlo".

 

Quiroga ha pedido disculpas a los que se han podido sentir incómodos con su silencio estos días y especialmente a las víctimas que se "hayan visto ofendidas" o "no hayan entendido por qué lo hizo".

 

En este sentido, ha señalado que se le solicitó que "repensara" esa decisión hasta el pasado martes y ella "ha cumplido con lo que se le ha pedido, con esos días de reflexión", en los que no ha hecho más que reafirmarse en que su decisión de dimitir como presidenta del PP "era lo que debía de hacer". Según ha indicado, este pasado martes volvió a reunirse con Cospedal que le insistió en que reconsiderara su postura porque contaba con "su apoyo".

 

No obstante, ha apuntado que ya había tomado la decisión y fue "aceptada" por el PP, al que ha agradecido que le haya "dejado ir". "Consideraba que tenía que ser leal a lo que siempre he sido, a las siglas del PP y a lo que se me pedía desde la dirección del partido", ha apuntado.

 

Arantza Quiroga ha recordado que el pasado miércoles retiró la moción para crear una ponencia de 'Libertad y Convivencia' que, según ha asegurado, "volvería a presentar una y mil veces" porque "el PP vasco, que ha sido la vanguardia de la lucha contra el terrorismo durante muchos años y nos ha costado mucho, debe de ser también la vanguardia en la búsqueda de la convivencia en paz, en libertad, desde la deslegitimación del terrorismo, desde la verdad y la justicia con las víctimas del terrorismo".

 

CONVIVENCIA

 

"Eso ha sido lo que me ha motivado durante todos estos años en la política y lo que creo que, en este momento en que ETA ya no mata, nosotros teníamos que dar un paso adelante y buscar eso por lo que hemos luchado durante tantos años, que es la convivencia", ha afirmado.

 

A su juicio, "ése es el camino" y, por ello, se ha mostrado "convencida" de que, "aunque ahora no sea posible, dentro de un tiempo, se volverá hacer" y, en este sentido, espera que, quienes estén al frente del PP vasco en ese momento, "tengan una mirada valiente para afrontarlo" porque los populares deben "sembrar semillas de convivencia". "No es un objetivo político, sino un objetivo social", ha destacado.

 

Quiroga ha apuntado que en política unas veces las iniciativas salen y otras no, y si uno cree en algo, "tiene que tener la perseverancia de impulsarlo una y otra vez hasta lograrlo", pero, desde la "honestidad", ha confesado que "lo del pasado miércoles fue un detonante" y supuso ponerse "nuevamente de frente a una realidad que es dura, pero que hay que afrontar".

 

DE LA RESISTENCIA A LA INFLUENCIA

 

Al respecto, ha indicado que en los dos últimos años ha tratado de entender que el PP vasco "tenía que hacer una transición desde la resistencia hacia la influencia, porque lo habíamos ganado y es para lo que sirve este partido, para ser influyente, que pueda generar la confianza de muchos vascos para sacar adelante este proyecto de todos que es el País Vasco".

 

Desde la "autocrítica", la hasta ahora presidenta del PP vasco ha considerado que "ha fracasado en el objetivo de intentar aunar voluntades detrás de ese objetivo" y, por eso, "lo más honesto es apartarse, echarse a un lado, para que otros por detrás puedan coger el relevo y llevar adelante este proyecto".

 

VÍCTIMAS

 

Por otro lado, ha pedido "disculpas" a los que se han sentido "incómodos" con sus "silencios o actitudes" en los últimos días, en especial, a las víctimas del terrorismo que "se hayan visto ofendidas o que no hayan entendido" lo que ha hecho, porque "nunca jamás" estaba en su intención "herir su sentimiento" y estos años ha trabajado para "ser su voz" y para que "su dignidad y memoria tenga el lugar que se merece en la sociedad vasca".

 

Asimismo, ha mostrado su agradecimiento a las víctimas que le han trasladado su "comprensión", a los miembros de su partido, en especial a Cospedal y a la secretaria general del PP, vasco Nerea Llanos, por su "lealtad", al equipo de colaboradores y a su familia.

 

La representante del PP vasco ha indicado que ahora comienza "una nueva vida" para "desintoxicarse de la política durante un tiempo" y en la que va a dedicar "más tiempo" a su familia, y ha señalado que se alegra de haberse afiliado al PP, de "haber optado por este partido, y por hacer frente al terrorismo", porque le "compensa" los "malos ratos" que haya podido vivir.

 

RETIRADA DE LA MOCIÓN

 

Preguntada por los periodistas sobre la moción retirada y su contenido, Arantza Quiroga ha señalado que lo que intentó fue "poner sobre la mesa un instrumento que pudiera servir y valer para la gran asignatura que tiene esta sociedad, que es la convivencia, se pudiera llevar a cabo", porque, para ella, era "un deber, una obligación".

 

A ello ha añadido que, "si realmente queremos construir la convivencia en este país, se va hacer así", y tras incidir que "lo volvería hacer", ha apuntado que, una vez que su partido, tanto a nivel nacional como en Euskadi, le pidió que "se retirara" la iniciativa, por "responsabilidad" lo hizo porque no quería ser "un verso suelto" en su formación política.  También ha asegurado que el texto "no era ninguna novedad" para su partido, y cree que "nadie pone ahora ningún reparo" a su contenido.

 

De este modo, ha confesado que "no es justo", por tanto, como afirmó en un primer momento, "achacar" solo la retirada al posicionamiento de EH Bildu, sino que hubo "algún posicionamiento, alguna portada de un periódico falsa que ayudó a generar una serie de movimientos".

 

Quiroga ha dado "por bien hecho" lo que hizo porque "estaba en juego es una iniciativa para que este país por fin pueda empezar a sentar las bases de la convivencia".

 

DESAUTORIZADA

 

Preguntada si se sintió desautorizada por su partido, ha asegurado que no, que se sintió desautorizada cuando anunció en rueda de prensa la retirada de esa moción.

 

También ha apuntado que no le gustaría que su retirada de la política activa se entendiera que está motivada sólo por esta cuestión, sino que ha sido "un detonante de algo que por detrás, de una situación difícil", en la que "no ha sido capaz de aunar esos esfuerzos y voluntades" dentro de su partido. Finalmente, ha asegurado que seguirá militando en el PP y pidiendo el voto para el presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy.

 
 



 

Noticias relacionadas