Arantxa Sánchez Vicario, la gran ausente en el funeral de su padre

Foto: EP

Hoy a las 12.00 horas se ha celebrado el funeral de Emilio Sánchez Benito, fallecido a los 83 años en Barcelona debido a un fallo multiorgánico el pasado jueves, según ha confirmado LOC.

Un funeral marcado por la polémica debido a los conflictos familiares que afectan a la familia desde hace años. Y es que, la ex tenista Arantxa Sánchez Vicario fue vetada del tanatorio 'Les Corts', donde se encontraba el cuerpo sin vida de su padre, por sus propios hermanos. 

 

Como recordamos, Arantxa, acompañada de su marido Josep Santacana, salía del tanatorio al poco tiempo de entrar y declaraba que "la situación ha sido así, he entrado, he saludado a mi madre, le he dado dos besos, nos hemos abrazado, mi madre se ha echado a llorar, nos hemos abrazado como madre e hija, se ha desmayado -la están atendiendo para ver que le ha sucedido- y a partir de allí, me han vetado y me han dicho que me fuera. Parece que a mis hermanos les moleste que esté aquí". 

 

El funeral ha tenido lugar hoy en el mismo lugar. Una ceremonia muy emotiva en la ausencia de Arantxa no ha dejado indiferente a nadie. Sin embargo, no han faltado las palabras de sus hija Marisa que, emocionada y sin poder contener las lágrimas decía que: "Era mi padre, mi amigo, mi mentor. Tuvo una visión de futuro que se ha cumplido con creces. Nos prometió que cuidáramos y nos aseguráramos de que a nuestra madre no le faltara de nada, y que tuviéramos la vida montada para cuando él ya no estuviera". 

 

Emilio también ha querido dedicar unas palabras a su padre: "Papá se ha marchado, pero se queda su legado. Cuando salías de la pista después de un mal día te recibía con su profunda voz e humor inglés. Veo la foto de mi padre y creo que cada vez me parezco más a él y que, hace poco, he empezado a usar hasta sus frases. Estoy muy emocionado con la gente que ha venido. 

 

Han sido unos años muy duros. Y nos hemos encontrado con un señor que degenera, degrada y destruye. Mi padre luchó contra él con todas sus fuerzas, pero mi hermana Marisa ha sido fundamental en esta lucha". 

 

También las nietas han dedicado unas bonitas palabras a su abuelo: "Ya no estás aquí para revolverte tu pelo cano y ya no escucharemos tu risa, pero la tendremos siempre con nosotros".

 

Sin embargo, en esta situación que afecta a la familia Sánchez Vicario, la que en peor posición queda es la viuda y madre de la medallista olímpica, María Luisa Vicario Rubio que queda ahora en una incómoda postura, enfrentada con su hija.