Apunten, disparen... buen precio y llévense una de las 277 armas subastadas por la Guardia Civil

Hasta el próximo viernes se podrán examinar los lotes en la Comandancia de Valladolid y pujar en sobre cerrado por cualquiera de las armas disponibles, que tienen un precio de salida entre 10 y 6.000 euros.

La Comandancia de la Guardia Civil de Valladolid celebra esta semana su subasta anual de armas. En total se han puesto en liza un total de 277 piezas, de las cuales 199 son escopetas; 24, carabinas del calibre 22; 14 rifles, 37 pistolas y 3 carabinas de aire comprimido. Se calcula que durante toda la semana pueda pasar más de 1.500 personas que pujarán por las armas en sobre cerrado.

 

El próximo lunes 3 de noviembre se abrirán los pliegos y se adjudicarán las armas. Desde el servicio de Intervención de Armas de la Comandancia vallisoletana, concretamente el subteniente Zamora, dice que cada año se nota que las pujas van siendo menores y cree que este año solo se adjudicarán tan sólo un treinta por ciento. “De las 300 armas subastadas en 2013 solo se colocaron 78”.

 

El proceso es sencillo. Durante toda la semana las 277 piezas de fuego se exponen. Los interesados, todos ellos sin antecedentes penales y en posesión de licencia de armas, comprueban los lotes. Cada pieza tiene su precio de salida y los pujadores deberán ofrecer en sobre cerrado, al menos, un euro más del precio fijado. El próximo lunes sabrán si se llevan o no el armamento.

 

Pero ¿de dónde proceden las piezas subastadas? El subteniente Zamora lo explica: “El 95 por ciento son armas de propietarios particulares que por cualquier razón han dejado de sacar licencia. Entonces depositan sus armas y al cabo de un año la Guardia Civil las puede subastar”. Solo el cinco por ciento restante proceden de decomisos, es decir  propietarios a los que se han retirado la licencia de armas por delitos, o de personas que han encontrado el arma, “por ejemplo, en la casa de los abuelos”, aclara el subteniente Zamora.

 

 

Ahora bien ¿Quién fija el precio de la subasta? ¿Dónde va el dinero recaudado? Por regla general será el antiguo propietario quien establezca el precio de salida de ese objeto. En caso de que no sea así, la Guardia Civil estimará su coste tanteando diferentes armerías. El dinero recaudado, eso sí, regresará a sus dueños.  En el caso de la subasta de 2014 existen piezas que oscilan desde los 10 euros, una escopeta setter, hasta una pistola Smith Wesson que tiene un precio de salida nada desdeñable: 6.000 euros.

 

Las armas que no adquieran nuevo dueño tendrán irremediablemente un final: se convertirán en chatarra en una cerería de Santander. El próximo lunes día 3 de noviembre lo sabremos. Hasta entonces, si usted es aficionado a las armas, apunte y dispare la cantidad apropiada; se podrá llevar una buena ganga.