Apuestan por "lavar la cara" a la Feria de Valladolid en vez de construir un "costoso" nuevo edificio

Víctor Caramanzana, Antonio Gato y Juan Useros. JORGE IGLESIAS

Ayuntamiento y Cámara defienden la mayor rentabilidad de acoger "muchos congresos" de tamaño medio frente a "uno o dos" de gran tamaño.

Valladolid apuesta por dar un "lavado de cara" y renovar su Feria para reforzar su "buena posición" como escenario de congresos, en lugar de construir un nuevo edificio que permita acoger eventos de grandes dimensiones.

  

Así lo ha defendido el concejal de Hacienda y Promoción Económica, Antonio Gato, quien ha subrayado que un levantar un nuevo gran inmueble "no es la solución" y tendría "un coste muy elevado".

  

Frente a ello, ha abogado por una inversión menor que permita hacer reformas en el actual auditorio de la Feria, como una ampliación del vestíbulo o la habilitación de dos nuevas salas para eventos de menor aforo equipadas con medios audiovisuales y técnicos acordes a las necesidades de sus usuarios.

  

En declaraciones recogidas por Europa Press, Gato ha defendido la mayor rentabilidad de apostar por los congresos de hasta 600 asistentes, que son "más numerosos" y podrían celebrarse en Valladolid "entre 15 y 18 anualmente", frente a otros más grandes que son menos frecuentes y de los que la ciudad "no albergaría más de dos o tres", por lo que no compensaría la inversión para un gran palacio que permitiera acogerlos.

  

En este sentido, ha recordado que la Feria de Valladolid cuenta con un gran auditorio con 620 plazas, a lo que podrían sumarse una sala para entre 170 y 175 personas, y otro para entre 50 y 150, lo que permitiría dar respuesta a las distintas necesidades de capacidad de estos congresos.

  

Asimismo, ha abogado por "reforzar" la oferta hostelera del recinto y renovar el aspecto del edificio, lo que podría hacerse, junto con la habilitación de las citadas salas, con una inversión "bastante inferior" a las cifras de entre doce y 15 millones de euros que se han manejado en algún momento.

  

En esto ha coincidido el presidente de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Valladolid, Víctor Caramazana, quien se ha reunido este viernes con Gato y con el director de la Institución Ferial de Castilla y León, Juan Useros.

 

APERTURA A LA CIUDADANÍA

  

Caramazana ha defendido también una "apertura a la ciudadanía" de la Feria, que actualmente presenta "barreras", para lo que ha planteado algunas medidas como sustituir las actuales vallas exteriores por jardines o parques que la integren en la ciudad, de la que ha recordado que está "situada en pleno centro".

  

Antonio Gato ha evitado precisar el coste que estas obras podrían tener hasta que se tenga el estudio que ha encargado la Concejalía de Urbanismo. Tampoco ha avanzado un calendario de ejecución, sobre lo que sí ha mostrado su confianza en poder tenerlo en otoño.

  

En la reunión también se han tratado otras cuestiones como la voluntad del Consistorio de mantener su aportación como socio a la Institución Ferial, aunque para ello deberán buscarse nuevas fórmulas como convenios de colaboración que permitan completar su contribución ordinaria, que "debe quedar limitada" a participación de capital, según ha puntualizado.

  

Por otro lado, el próximo miércoles se producirá un nuevo encuentro en Cámara y Ayuntamiento en el que estará presente el alcalde, Óscar Puente, para resolver los plazos de amortización del edificio en el que se asienta la Escuela Internacional de Cocina 'Fernando Pérez', un "modelo de negocio exitoso", en palabras de Caramazana, para quien tiene "un futuro prometedor" y constituye "un activo importante para la ciudad" por su "reconocimiento en el exterior".