APROME pide que los hijos de mujeres que sufren maltratos se consideren víctimas

BORIS GARCÍA

La presidenta de la Asociación para la Protección del Menor, María Luisa Sacristán, lee el manifiesto en el Día Contra la Violencia hacia la Mujer.

La lectura del manifiesto a cargo de María Luisa Sacristán Barrio, presidenta de la Asociación para la Protección del Menor APROME, ha sido el acto principal de la celebración del acto institucional con motivo del Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer. Sacristán ha pedido que los hijos de las mujeres que sufren maltrato “deben considerarse víctimas de la violencia de género”.

 

La responsable de APROME ha realizado una encendida defensa de los menores cuando existen maltratos en el seno familiar y ha reivindicado “a las administraciones públicas una mayor atención a  los niños y niñas que son también víctimas”. Ha reconocido la dureza de las mujeres que sufren cualquier tipo de violencia que se convierte un “sufrimiento doble”. “La angustia que ha de añadirse cuando su propia vida está amenazada, si además tiene que asumir sin ayuda ese compromiso también de proteger a sus hijos”.

 

María Luisa Sacristán ha incidido en “las secuelas” que el maltrato físico hacia sus madres puede afectar en los niños en “su desarrollo físico, cognitivo y emocional, así como por la posible tendencia a reproducir esta forma de violencia en las relaciones que establecen estos menores en la vida adulta”.

 

En su intervención ha recordado que APROME fue pionero en la implantación de los Puntos de Encuentro Familiar en España, “siendo el primero de ellos en Valladolid hace 20 años”. En la última década se han atendido a 1.778 mujeres con sus hijos que tenían decretada una orden de protección ante situación de violencia de género. 346 residían en Valladolid.

 

En 2014, estos mismos puntos atendieron en la Comunidad 523 mujeres y en Valladolid 392 familias, con 626 menores. En total fueron 141 familias las que tuvieron que ser derivadas por violencia de género. Sacristán, por último, asegura que “no guardaremos silencio ante esta inaceptable realidad y negándonos a que los menores sean utilizados como instrumentos de manipulación”.

Noticias relacionadas