Aprobadas las cuentas de Sanidad con críticas de la oposición que quita canon del HUBU para rebajar lista de espera

El Pleno de las Cortes de Castilla y León ha aprobado el presupuesto de la Consejería de Sanidad para 2015 con las críticas de la oposición que ha pedido quitar parte del canon que se debe pagar a la concesionaria del Hospital de Burgos para destinar ese dinero a rebajar las listas de espera, "uno de los problemas que vive toda la población".

Así lo ha argumentado la procuradora socialista Mercedes Martín quien ha defendido un total de 20 enmiendas parciales por 35,7 millones al presupuesto de Sanidad que detrae del canon del Hospital de Burgos ya que, según ha recordado, la Junta tenía que pagar 30 millones de euros durante 30 años cuando el primer año aportó 71, el segundo 68 mientras que prevé 69,7 para 2015.

"Fíjense si somos generosos que hemos dejado 30 millones para el HUBU", ha ironizado Martín, a quien ha respondido el 'popular' José María Aguilar quien se ha preguntado si va a ser la procuradora socialista la que va a explicar a los ciudadanos burgaleses que no se podían introducir nuevos equipamientos y más modernos respecto a los inicialmente previstos.

Mercedes Martín ha hecho un llamamiento al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, para que, en el caso de que abandone el cargo, se pueda ir con la cabeza alta ya que en 2007 se comprometió a que todas las áreas de salud de la Comunidad tuviesen un acelerador lineal aún pendiente en Ávila, Soria, Segovia, Palencia y Bierzo donde los enfermos de cáncer --según ha lamentado "de segunda"-- tienen que ser sometidos a "viajes tortuosos de horas en transporte colectivo" para recibir un tratamiento de radioterapia durante unos minutos.

La socialista ha advertido del peligro del deterioro de algunas infraestructuras sanitarias, como el que derivó ayer en el derrumbe del techo de una habitación del Clínico de Valladolid, y ha llamado a la reflexión de los 'populares' para que no saquen "tanto pecho" ya que, según ha asegurado, están en "caída libre".

Por su parte, Aguilar ha aclarado que las enmiendas socialistas afectan al 1,9 por ciento del presupuesto de Sanidad por lo que ha entendido que el principal grupo en la oposición está de acuerdo con casi el 99 por ciento restante. Del mismo modo, ha recordado que los recursos todavía son limitados y ha calificado de "gran noticia" que muchas puedan ser retomadas en el nuevo ciclo económico que se augura para 2015.

Desde el Grupo Mixto, su portavoz, José María González, de IU, que ha defendido 256 enmiendas por 158 millones, ha acusado a la Junta de pretender vivir de las glorias pasadas respecto a lo que fue el sistema de sanidad pública sin hablar de lo que es o presentar perspectivas de futuro de lo que pretenden que sean.

"Ya está bien de fotos, necesitamos personal para la atención sociosanitaria", ha reclamado el líder regional de IU, quien ha pedido también más empleo público en la sanidad de Castilla y León, "más allá de las famosas mil plazas" anunciadas por el consejero, Antonio Sáez, ya que parten de una "importante pérdida" de empleo público y de un "importante incremento de la población crónica".

Por parte de UPL, Alejandro Valderas, ha defendido dos enmiendas para recordar que hay temas pendientes en sendas obras urgentes en Benavente (Zamora) y San Andrés del Rabanedo (León) si bien hay admitido que hay otras muchas pendientes en otras tantas localidades leonesas.