APARVAL: “El día que nos dijeron que teníamos local, fue un día de fiesta”

El Ayuntamiento ha acogido este viernes la presentación de la cesión de un edificio municipal a la Asociación de Párkinson de Valladolid (APARVAL), que tiene como objetivo atender a los enfermos de Parkinson y sus familias. 

La finalidad de APARVAL es establecer un centro de carácter social, terapéutico y de atención a los enfermos de párkinson y sus familias. Según Ana María González Yánez, presidenta de la asociación “nuestra ayuda es humana porque esta enfermedad tiene mucha trampa, a veces te quedas bloqueado y no te atreves ni a salir”.

 

El edificio está situado en el barrio de Pajarillos, en la calle Reja 17 esquina con la calle Villabáñez y tiene una capacidad de 1284 metros cuadrados, lo que supondrá un considerable aumento de espacio en comparación con el edificio que la asociación utilizaba hasta ahora, de unos ochenta metros cuadrados.

 

La Asociación de Párkinson solicitó al Ayuntamiento la cesión de un espacio más amplio en noviembre de 2012 y tras la Junta de Gobierno Local celebrada en mayo, se decidió conceder el edificio. “Este tipo de actuaciones son de las más apetecibles para el Ayuntamiento”, ha comentado el primer edil.

 

En el acuerdo se ha establecido que APARVAL no tenga que pagar ningún canon, pero tendrá que hacerse cargo de los gastos corrientes y del mantenimiento del inmueble, así como del acondicionamiento que necesite.

 

El alcalde Javier León de la Riva, ha señalado que el Ayuntamiento participa en la promoción social de ciudadanos con dificultades particulares ofreciéndoles su apoyo y defendiendo sus intereses, lo que queda patente en los diferentes convenios que lleva firmados con varias entidades como la Asociación Down de Valladolid, la Asociación Vallisoletana de Esclerosis Múltiple o la Asociación Castellano Leonesa contra la Fibrosis Quística, entre otras.

 

Así, también ha asegurado que “este tipo de concesiones las venimos haciendo desde hace casi dieciocho años, no es una novedad a causa de la crisis”.

 

 

APARVAL

 

La Asociación de Párkinson de Valladolid es una entidad sin ánimo de lucro que se constituyó a finales del año 2000, con el objetivo de atender en todos los aspectos a las personas aquejadas por esta enfermedad, tanto a pacientes como a sus familiares. Trabajan para prestarles atención asistencial, laboral o de integración social. Yánez ha querido lanzar un mensaje de ánimo “a la gente que no está informada para que acuda a las asociaciones, que sirven para mucho”.

 

Hasta ahora las personas atendidas por APARVAL constituían un total de 170, pero esperan que con el nuevo local lleguen a ser muchas más