Aparicio, sobre José María Esbec: "Es una persona muy mal aconsejada"

Estaba al tanto del incumplimiento de la patronal zamorana CEOE-Cepyme y responsabiliza a su presidente de rechazar una oferta "generosa" para saldar su parte del plan de viabilidad de Cecale.

El presidente de Cecale, Santiago Aparicio, ha reconocido en declaraciones recogidas por Europa Press, que el incumplimiento por parte de la patronal zamorana estaba cantado, dadas las graves dificultades por las que atraviesa. Aparicio considera que tanto el presidente de CEOE-Ceyme, José María Esbec, como la Junta Directiva "están mal aconsejados" y, pese a ser consciente de su situación, recuerda que contaba con una oferta "generosa" para saldar su deuda en dos años. 

 

En la reunión de la junta directiva celebrada el pasado día 22 de enero en Zamora, los presidentes de las provinciales ofrecieron a CEOE-Cepyme la posibilidad de hacer efectiva su parte del plan de rescate de Cecale de manera aplazada en dos años, algo a lo que se ha negado la patronal zamorana. En cuanto a las posibles consecuencias, Aparicio ha sido tajante: "Los estatutos lo dicen bien claro, si no se pagan las cuotas se puede proceder a la expulsión". Esta expulsión podría tratarse en la próxima reunión de la junta directiva, para la que todavía no hay fecha.

 

El 19 de diciembre de 2013 Cecale, en Asamblea Extraordinaria, aprobó el referido plan para afrontar la deuda que arrastra la organización y el pasado día 22 de enero, en reunión de su Junta Directiva celebrada precisamente en Zamora, se estableció la fecha del 15 de febrero del presente año para el desembolso de las cuotas asignadas a las nueve patronales, en total 554.000 euros. De ellos, 68.856,49 euros correspondían a la patronal zamorana, que desde el primer momento se ha mostrado contraria a pagar alegando problemas económicos.

 

 

EL ORIGEN DE LA DEUDA

 

La deuda extaordinaria que acumula Cecale, cifrada en 1.518.106 euros, tiene su origen, en su mayor parte, en los despidos llevados a cabo en el seno de la organización, de ellos una veintena de trabajadores con un coste de más de 800.000 euros, dos jurídicos "desleales" por un montante superior a los 300.000 euros, un contable que "presentaba mal las cuentas" y que ha costado 30.000 euros y algún otro empleado más, ha asegurado Aparicio. Buena parte se ha enjugado con cuotas anticipadas que las provinciales se comprometieron a abonar y con una cuota extraordinaria determinada en función del peso de cada provincia en Cecale, y que suma más de medio millón de euros.

 

Sin embargo, también se atribuye parte de la deuda a la mala gestión del equipo de Jesús Terciado, ex presidente y antecesor en el cargo de Aparicio, y concretamente a su director general, al que se carga la responsabilidad de muchas de las cuestionables decisiones económicas que se tomaron bajo el mandato de Terciado, como la construcción de la nueva sede de la patronal regional. Esto es lo que debe esclarecer la auditoría de cuentas que Aparicio asegura está al 90% y que se presentará cuando se alcance un acuerdo de pago con la empresa que la ha elaborado.