Apagar un incendio o evitar un suicidio: Bomberos de Valladolid, donde la realidad supera la ficción

Retirada de cornisas peligrosas, incendios, rescate en un ascensor, intervención en un suicidio, eliminación de colmenas... así está siendo el frenético fin de semana de los Bomberos de Valladolid.

Los Bomberos de Valladolid no cierran por vacaciones. Cuando medio Valladolid apura sus últimos días de asueto y el otro medio cuenta las horas para irse de veraneo, los Bomberos de Valladolid están al pie del  cañón y multiplican sus intervenciones. Desde apagar un incendio, retirar una colmena o... ¡evitar un suicidio!. Ese es su día a día en Valladolid y por si fuera poco atienden su cuenta de twitter donde los ciudadanos pueden consultar su actividad.

 

Las últimas horas para los profesionales de la lucha contra los incendios ha sido frenética en Valladolid. El fin de semana comenzaba con la actuación en la retirada de una cornisa peligrosa en la calle Paraíso. Una hora más tarde, recibían el aviso de unos vecinos atrapados en un ascensor en la calle Domingo Martínez, 13. Informan en su twitter que, en apenas 20 minutos, fueron desalojados del cubículo.

 

Los incendios en esta época del año, máxime cuando las temperaturas son sofocantes, son frecuentes. Efectivos vallisoletanos acuden a sofocar un incendio en un trasformador, ubicado en el Paseo Zorrilla, a la altura del número 72. Un vehículo se incendia en Laguna de Duero, intervención rápida de un retén vallisoletano.

 

La realidad suele superar la ficción en el trabajo diario de los profesionales vallisoletanos. Antes de que finalice la noche del viernes intervienen para evitar un suicidio. Afortunadamente lo consiguen, aunque prefieren no ofrecer más datos. ¿Hora de dormir? No. A las cuatro de la madrugada reciben aviso: hay que sofocar las llamas en Cigales y también en una rastrojera en Corcos del Valle.

 

El sábado tampoco es día de descanso. Controlan a tiempo un incendio de rastrojos en la ronda VA-20 en la rotonda de la carretera de Renedo y Michelin. Y para rizar el rizo de este variado fin de semana de salidas e intervenciones, no podía faltar otra de sus especialidades: retirada de colmenas. Esta vez en el patio una vivienda particular de Covaresa, en la calle Manuel Mucientes.

 

El fin de semana ha comenzado vertiginosamente para esos ángeles de la guarda que velan por todos sus vecinos, y afortunadamente han llegado a tiempo en todas sus intervenciones. Aunque seguramente de lo que más se sientan satisfechos es de haber salvado la vida de una persona. Son Bomberos y no cierran por vacaciones.