Anuar, una de las pocas alegrías del Real Valladolid

El canterano en un momento del partido contra el Lugo en Zorrilla.

El centrocampista y canterano hizo un gran partido el pasado domingo contra el Lugo. Sabe que su equipo es el Promesas pero está preparado para la llamada de Alberto.

Anuar vivió el último ascenso del Real Valladolid en primera fila. Era recogepelotas y soñaba con defender el escudo blanquivioleta en Zorrilla. Con trece años apostó fuerte por el fútbol, dejó atrás su vida en Ceuta e ingresó en la Residencia de Jóvenes Jugadores. “Desde entonces he ido quemando etapas hasta ahora, cuando me encuentro a solo un peldaño del primer equipo”.

 

Cualquiera que sienta al Pucela dentro dibuja una sonrisa cuando escucha al centrocampista. Desborda ilusión y hambre de triunfar en el Real Valladolid, más ahora cuando ya ha cumplido su sueño de debutar en Liga con el primer equipo. “Fue un día muy especial para mí. Estoy muy contento porque yo tenía muchas ganas de que ese día llegara y el míster me dio la oportunidad. Para un chico que se ha criado en la cantera, debutar con el primer equipo es un sueño y si se hace realidad es lo máximo a lo que uno puede aspirar. Alberto me ha dicho que siga trabajando porque pueden llegar oportunidades”.

 

Anuar, sabedor de que su equipo es el Promesas y de que su única meta debe ser entrenar duro para que el entrenador de la primera plantilla le tenga en cuenta, considera que en el filial hay muchos compañeros con hambre y capacitados de dar un salto en un futuro.

 

El ceutí termina contrato este verano, pero espera y desea continuar como blanquivoleta. “Mi club y mi representante están hablando. Yo tengo claro que quiero seguir y triunfar aquí. Llegué con trece años y el Real Valladolid se me ha metido en el corazón”.

Noticias relacionadas