Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Antonio Flores, eterno a través de su música 21 años después

Caratula del último disco de Antonio Flores, Cosas mías

Apenas dos semanas después de la muerte de su madre Lola Flores, fallecía el 30 de mayo de 1995 su hijo Antonio con tan solo 33 años. Repasamos su carrera en cinco canciones. 

Con motivo del aniversario de su fallecimiento, repasamos precisamente esta carrera musical a través de cinco de sus canciones más populares en cinco momentos bien distintos. 

 

NO DUDARÍA (1980)

 

 

1980 fue el inicio del camino musical con un disco homónimo que incluye uno de sus mayores éxitos, el célebre No dudaría. Un canto pacifista y contra la violencia que impactó desde el primer momento y que, con el paso de los años, se ha convertido en clásico.

 

PONGAMOS QUE HABLO DE MADRID (1981)

 

 

Motivado por el éxito de su debut, Antonio entra de nuevo al estudio para facturar un segundo trabajo, Al caer el sol, que no tuvo la acogida de su predecesor. Su tema más radiado es una versión de Pongamos que hablo de Madrid de Joaquín Sabina en clave rockera.

 

LEJOS DE AQUÍ (1982)

 

Al año siguiente se producía su más recordada incursión en el cine, en la película Colegas de Eloy de la Iglesia. El tema principal de la cinta es Lejos de aquí, interpretado por Antonio junto a Cucharada, el grupo de un entonces aún casi desconocido Manolo Tena.

 

GRAN VÍA (1988)

 

 

Compaginando papeles en el cine con su pasión musical, Antonio grabó su tercer disco en 1988. Pasó desapercibido, aunque con el paso de los años canciones como la propia Gran Vía han adquirido renovada relevancia.

 

ALBA (1994)

 

 

Aunque componía para sus hermanas Lolita y Rosario, hubo que esperar seis años para su cuarto disco, Cosas mías, que fue el de su consagración definitiva con temas como Cuerpo de mujer, Siete vidas y Alba, esta última dedicada a su hija.

 

Fue su época musical más celebrada, con estos singles sonando incesantemente en las emisoras de radio y multitud de presentaciones en televisión. Era la madurez de un artista que conectaba de manera especial con los suyos. Ninguno de los asistentes a su último concierto, el 26 de mayo de 1995 en Pamplona, pensaban que ese era el triste final.