Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Annabel Pitcher explora "el amor y la culpabilidad" en su nueva novela

Después del éxito del bestseller 'Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea', la escritora británica Annabel Pitcher explora en los sentimientos de "amor y culpabilidad" en su segunda novela, 'Nubes de Kétchup' (editada por Alevosía).

"Quería explorar el amor y la culpabilidad a través de unos personajes que vivieran la muerte de alguien querido o un acto que marcara para siempre sus vidas", ha relatado este miércoles en un encuentro con periodistas, antes de explicar que ella misma tuvo una experiencia personal similar con 18 años, edad a la que empezó a cartearse con un convicto.


Pitcher ha recordado que esto sucedió en sus años universitarios, "a partir de una charla de una monja de Amnistía Internacional que me emocionó mucho". Así empezó una relación con la que la ahora escritora "no quería saber nada en concreto, solo ofrecer vías de escape a esa persona que había matado a un policía", y que durante su duración mantuvo a su madre "horrorizada".

"Mi madre era muy religiosa y en mi adolescencia yo vivía con miedo a hacer algo que marcara el resto de mi vida, así que con este libro de alguna manera me libero de ese sentimiento de tratar de hacer siempre lo más adecuado. Si un terapeuta lee la novela verá esa liberación mía desde el punto de vista psicológico", ha bromeado Pitcher.

Y es que en la trama de 'Nubes de Kétchup', Zoe es una chica inglesa de quince años que oculta un terrible secreto. Llena de angustia pero también con una buena dosis de humor, comenzará a escribir cartas a un criminal llamado Stuart Harris, encerrado en el corredor de la muerte de una prisión de Texas.

La muchacha piensa que solo alguien así, marcado al igual que ella por el secreto, la mentira y el asesinato, va a poder comprenderla, de manera que bolígrafo en mano, Zoe respira profundamente, come un sándwich de mermelada de fresa y comienza su relato de amor y traición.

HUMOR Y DRAMA

Para descargar de dramatismo a la historia, Pitcher no duda en añadir a sus historias retazos de humor: "El humor es importante para mi, pues de lo contrario mis dos libros hasta la fecha serían historias muy deprimentes. Aunque todo lo que escribí desde un principio tenía ciertos toques de humor".

"Me gusta la combinación de humor y drama. Me interesa reflejar la vida tal y como es, y no creo que sea solo risas o penas. Por eso no creo que en un futuro me convierta en una escritora solo de humor, y es que aunque haya cosas malas, siempre hay momentos más alegres", ha argumentado.

Identificada como una escritora para adolescentes, la británica ha apostillado que le gustaría "llegar a todo el mundo", y ha agregado que hace pocos días recibió "una carta de una fan de 80 años". De cara al futuro, ha señalado que no le gustaría ser una escritora de un solo éxito, y ha avanzado que está acabando su tercera novela, "que trata sobre una chica que voluntariamente deja de hablar y decide aislarse de este ruidoso mundo".