Ana Diosdado: "El teatro es una ceremonia, no un entretenimiento"

La dramaturga recibirá el galardón en la ceremonia de entrega que se celebrará en Madrid


MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

La dramaturga Ana Diosdado, Premio Max de Honor 2013, ha afirmado este jueves que el teatro "es una ceremonia, no un entretenimiento", y ha agregado que es una forma de expresión "inherente al ser humano". "El teatro forma parte del patrimonio de un país y no se puede calificar como si fuera, qué se yo, una empresa que hace un producto", ha planteado en una entrevista con Europa Press.

Diosdado ha ahondado en la situación actual de la cultura en el país, y ha denunciado que "el teatro está pasando una zancadilla", pues da la sensación de que están pensando maneras de "ponérselo difícil" a la gente que se dedica a las artes escenénicas en particular y a la cultura en general.

"La cultura general y las artes escénicas están sufriendo, pero el teatro siempre estará ahí, porque ya ha pasado por cosas muy serias y muy malas a lo largo de la historia", ha reflexionado, para después apostillar que el IVA del 21 por ciento aplicado al sector cultural "es un disparate". "Son miles y miles de años de ceremonia, y si no lo ves así, te equivocas", ha recalcado.

En esta línea, Diosdado, que no recuerda cuándo comenzó a escribir, aunque sí rememora que se subió por primera vez a un escenario con cinco años, ha planteado también que el público goza de mejor salud ahora que años atrás, debido a que actualmente "la gente joven va mucho", mientras que antes se veía como "una cosa de padres".

De cara al futuro, la dramaturga ha revelado que ya tiene una función a medias, y que está trabajando desde hace unos años en una novela, "siempre con ganas porque la pulsión de seguir creando no se pierde, es inherente a la persona". "Porque esta es mi vida", ha sentenciado.

Diosdado, que recibirá el Premio Max de Honor 2013 el próximo 13 de mayo dentro de la ceremonia de entrega de la XVI edición de los galardones impulsados por la Fundación Autor de la SGAE, que se celebrará en Matadero-Madrid, ha asegurado que sintió un "susto grandísimo" al enterarse de que había sido galardonada. De hecho, lo pasa mal pensando en la gala: "Si tuviera una hermana clónica, la mandaría a recibir el premio".

Sin perder el tono bromista y agradecido, Diosdado ha explicado que los premios "sientan bien por la simpatía y el afecto, hasta el punto de sentirse halagada, más en este caso por saber que los que lo han votado son compañeros, lo cual es una gran satisfacción". "Siempre hay un grupo de aspirantes y si en esta ocasión le toca a una llevarse la manzanita, pues dices qué bien", ha apuntado.

HIJA DE ACTORES

La dramaturga Ana Isabel Álvarez-Diosdado Gisbert nació en Buenos Aires en 1938 y tiene la doble nacionalidad argentina-española. Hija de actores y ahijada de la actriz Margarita Xirgu, debutó en el mundo de la interpretación con tan solo cinco años, pero su vocación literaria era más fuerte.

Tras publicar 'En cualquier lugar, no importa cuándo' en 1965, con la que fue finalista al Premio Planeta, en 1970 se reveló como autora dramática con su primera obra 'Olvida los tambores', con la que ganó el Premio Maite y el Foro Teatral, recuerda la Fundación Autor.

En 1972 estrenó 'El Okapi' y en 1973 logró el Premio Fastenrath de la Real Academia Española (RAE) con 'Usted también podrá disfrutar de ella', por la innovación en el lenguaje de los personajes. En 1974 estrenó su drama histórico 'Si hubiese buen señor con el título de Los Comuneros' en el Teatro María Guerrero de Madrid y, dos años después, abordó su primera experiencia en la dirección de escena con 'Y de Cachemira chales' en el Teatro Valle-Inclán de Madrid.

En 1986 escribió la novela 'Los ochenta son nuestros' y en 1988 estrenaría su versión teatral. El texto, un retrato de la sociedad española en la época de la transición, tuvo una gran repercusión. En España la dirigió Jesús Puente mientras que en Argentina -'Los noventa son nuestros'-, sería Carlos Gandolfo. El pasado 2010 el director Antonio del Real la volvió a llevar a escena en diferentes ciudades de nuestro país cosechando de nuevo un éxito de público.

PROLÍFICA AUTORA

Ana Diosdado es autora también de 'Cristal de bohemia' (1994) 'Decíamos ayer' (1997) y 'El chico del violín' -estrenada con el título comercial de 'La última aventura'- (1999), entre otros textos dramáticos. A lo largo de su trayectoria ha acometido la adaptación de obras de grandes nombres de autores extranjeros como Peter Ustinov, Henrik Ibsen, Tennessee Williams u Oscar Wilde.

En 2005 volvió a subirse a un escenario para representar el monólogo 'Óscar o la felicidad de existir', adaptación de un texto de Eric-Emmanuel Schmitt. Entre sus proyectos actuales está escribir una obra sobre Margarita Xirgu y una novela sobre Juana de Arco. Recientemente, Patricia O' Connor ha adaptado 'Usted también podrá disfrutar de ella', que ha dirigido Sam Walters en Londres, una muestra más de que sus obras están muy presentes para sus contemporáneos.

En televisión ha sido guionista de tres exitosas series: 'Juan y Manuela' (1974), 'Anillos de oro' (1983) y 'Segunda enseñanza' (1986), en los tres casos como actriz principal. 'Anillos de oro' recibió varios premios en España y en Latinoamérica y 'Segunda enseñanza' fue seleccionada en Estados Unidos como una de las diez mejores series extranjeras del año.

Además del Maite, el Foro Teatral y el Fastenrath, ha recibido el Fotograma de Plata, el Mar del Plata y la Medalla de Oro de Valladolid. Colaboradora habitual en diferentes medios como Diario 16 o ABC, ha sido la única mujer que ha ocupado el cargo de presidenta de la SGAE, que desempeñó desde 2001 hasta 2007.

En los años anteriores este galardón ha recaído en Julia Gutiérrez Caba (2012), José Monleón (2011), Josep Maria Benet i Jornet (2010), Miguel Narros (2009), Víctor Ullate (2008), Fernando Arrabal (2007), Pilar López (2006), José Rodríguez Méndez (2005), Francisco Nieva (2004), Alfonso Sastre (2003), José Tamayo (2002), Antonio Gala (2001), Adolfo Marsillach (2000), Antonio Buero Vallejo (1999) y en el Teatro La Zarzuela (1998).