Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

(Ampl.) El sector cerámico aumenta un 2% sus ventas en 2012 tras crecer un 10% en exportaciones

Joaquín Piñón (Ascer) comparece en Cevisama junto a representantes del sector.
Ascer reclama financiación, un plan de reforma y rehabilitación de viviendas y edificios y una "reforma profunda" del sistema energético


VALENCIA, 6 (EUROPA PRESS)

El sector cerámico prevé cerrar 2012 con un aumento del 2 por ciento en ventas, hasta alcanzar los 2.650 millones de euros, tras incrementar en torno a un 10,2 por ciento sus exportaciones, que sumaron 2.080 millones de euros --cerca del 80% del total--, y registrar una caída del 20 por ciento en el mercado nacional, hasta los 565 millones de euros. Por su parte, la producción subió un 3 por ciento, hasta cerca de 400 millones de metros cuadrados.

Así lo ha indicado el presidente de la patronal azulejera Ascer, Joaquín Piñón, en la rueda de prensa celebrada en la feria Cevisama, en la que ha señalado que "se repite el mismo escenario del pasado ejercicio, las exportaciones crecen pero las ventas nacionales caen con mucha fuerza, lo que impide el incremento de la factura global".

Por países, destacan Francia, con 221,5 millones de euros de enero a noviembre y una caída del 1,3 por ciento; Arabia Saudí, con 153,2 millones y un aumento del 41,5 por ciento; la Federación Rusa, con 149,6 millones y una subida del 29 por ciento; Reino Unido, con 93,6 millones y un aumento del 6,9 por ciento; y Alemania, con 79,1 millones de euros y un incremento del 2,2 por ciento. Les siguen Argelia (75,3 millones, un 24,7% más), Estados Unidos (73,3 millones, un 22,5% más), Israel (71,2 millones, un 3,8% más) e Italia, que descendió un 16 por ciento hasta los 55,1 millones, y cierra la lista Jordania, que creció un 63,8 por ciento y alcanzó los 42,7 millones.

Por zonas comerciales, Europa se mantiene como principal destino con cerca el 50 por ciento de las ventas, seguida de Asia, que sube un 19,4 por ciento y alcanza una cuota del 25,5 por ciento, y de Oriente Próximo, con un incremento del 23,1 por ciento respecto a 2011 y un 22,2 por ciento del total exportado. Piñón ha resaltado que al ver que Europa "se debilita", con un descenso del 0,5 por ciento, el sector "se ha buscado la vida en otras áreas que están creciendo en nivel de compras", como en el Magreb, Oriente Próximo y Rusia.

Por su parte, las importaciones cayeron un 25,4 por ciento de enero a noviembre, hasta 55,5 millones, fundamentalmente por el descenso del 54,1 por ciento de las procedentes de China --a causa de los aranceles--, uno de los principales orígenes junto con Italia (un 18,2% menos, 26,2 millones) y Portugal (un 7,3% más, siete millones).

En materia de empleo, destruyeron unos 500 puestos, lo que supone una caída del 3 por ciento, hasta situarse en 15.500 trabajadores. A preguntas de los periodistas, el secretario general de Ascer, Pedro Riaza, ha destacado que "la tendencia de años anteriores de reducción ya se ha minorado mucho" y, de hecho, este año esperan "un escenario de estabilización en esa cifra". "Nada hace pensar que vaya a haber un cambio radical de las circunstancias en 2013", ha subrayado.

2013, "AÑO DIFÍCIL" CON NUEVO AUMENTO DE LAS EXPORTACIONES

Piñón ha indicado que 2013 "se presenta como un año difícil" y las empresas "tendrán que seguir en la misma línea de trabajo, no sólo a nivel de ventas, sino en el fortalecimiento de sus estructuras y mejora continua de la gestión". En materia de exportación, esperan "repetir un porcentaje similar" al incremento del 10 por ciento registrado en 2012 y acercarse e incluso "superar la máxima cantidad exportada, de 2.200 millones de euros en 2007 o 2008", según Riaza.

En ese contexto, Ascer reclama a las administraciones públicas financiación para "solucionar problemas de liquidez" de las empresas y "realizar inversiones y seguir siendo competitivos y exportadores", que faciliten coberturas al riesgo de sus exportaciones, así como un plan de impulso de reforma y rehabilitación de viviendas y edificios para impulsar el consumo interno como han hecho en otros sectores.

Piñón argumenta, en este sentido, que en España acumulan cinco años de bajadas que continuarán en 2013, ya que "en el mercado nacional se ha roto todo, no existen grandes promociones, no existe obra pública de colegios, hospitales, cuarteles y tampoco existe el particular", de ahí el plan que reclaman de reforma y rehabilitación.

CORREDOR MEDITERRÁNEO Y APOYO A LOS INSTITUTOS TECNOLÓGICOS

Reivindica asimismo que dada la "ventaja competitiva" que supone la proximidad de los puertos de Valencia y Castellón, su "necesidad actual y futura será disponer de un auténtico corredor ferroviario de mercancías" que "acerque" sus productos a su mercado natural, Europa.

Piñón también ha reclamado una "reforma profunda del sistema energético, que no se instrumentalice como excusa recaudatoria", y un "firme apoyo" a los institutos tecnológicos, en especial al cerámico.

Por otro lado, a preguntas de los medios, Riaza ha admitido que "España ha dejado de ser el primer país en consumo de azulejos per cápita en el mundo" y ha destacado que países como Brasil "están con una posición cercana a los cinco metros por habitante y año".

HÁBITAT, CEVISAMA Y FIMMA "PUEDEN CONVIVIR BIEN JUNTAS"

En cuanto a la decisión de Feria Valencia de simultanear la celebración de Hábitat, Cevisama y FIMMA-Maderalia, ha remarcado que esa iniciativa parte de la institución ferial y que ellos la ven "con interés" y estarán "muy pendientes de cómo resulte la experiencia el año que viene". A juicio de Riaza, estas ferias "pueden convivir bien juntas" y tener "una sinergia real" en el área de la arquitectura y el 'contract', de "interés creciente para todos los sectores".

Respecto a Cevisama, ha resaltado que "la feria está siendo exitosa de actividad, más profesionalizada que nunca y más orientada al exterior" y ha defendido que "lejos de darle una mala nota, a este certamen y este año hay que darle un notable porque el esfuerzo hoy tiene más valor que en otros momentos y circunstancias". Así, Riaza ha restado importancia al descenso de la superficie expositiva.